¿Por qué la tecnología wearable podría salvar la vida de los operadores en carretera?

En toda la cadena de suministro, el operador es el actor que parece estar más desprotegido. Los accidentes en carretera son una constante, y ante ello deben enfrentarse todos los días en la operación.

Existen diversas, variables que pueden influir en la ocurrencia de accidentes por parte del conductor de la unidad como: estado de salud, nivel de cansancio y estrés.

Adicionalmente, en caso de ser víctima de un delito, en muchas ocasiones no se detecta a tiempo y se identifica demasiado tarde, ya que el monitoreo se basa principalmente en el vehículo.

Es decir, se reporta su ubicación de manera periódica, en ocasiones cada 15 o 30 minutos. Sin embargo, este tiempo no es suficiente para detectar que ocurre un problema y prestar auxilio oportuno al conductor.

Tecnologías usables (wearables), ¿la solución?

De acuerdo con el Instituto Mexicano del Transporte, IMT, la implementación de tecnologías usables (wearables) puede ser la respuesta para lograr la identificación oportuna de eventos que pueden implicar un riesgo tanto para el conductor, como para la población u otros conductores que circulan en la zona.

Se trata básicamente de la medición del ritmo cardiaco. Las aplicaciones prácticas que pueden tener los wearables para el monitoreo de la salud están dirigiendo esfuerzos para ayudar a prevenir accidentes viales.

En este sentido, las mediciones de variables fisiológicas como la frecuencia cardiaca, saturación de oxígeno y frecuencia respiratoria, son de interés para validar el buen funcionamiento biológico del operador durante la conducción, en correlación con otras variables como la calidad del sueño y el nivel de estrés.

Monitorear estas variables facilitan la identificación de diversas condiciones en las que los conductores podrían estar expuestos, por ejemplo: estrés, ansiedad, enfermedades cardiacas, sobresaltos, incluso intoxicación por la ingesta o inhalación de sustancias tóxicas.

Una de las mediciones que más interés ha despertado en los últimos años es la

obtención de valores a partir de la saturación de oxígeno en la sangre, útil para determinar las fases del sueño e incluso para detectar problemas respiratorios como la neumonía asociada al COVID-19 en etapas tempranas.

Los sensores ópticos que miden la frecuencia cardiaca son una tecnología que utiliza la fotopletismografía, la cual, usa luces LED verdes con fotodiodos sensibles a la luz que puede detectar en un momento específico, la cantidad de sangre que fluye por la muñeca, etc.

Principales tecnologías wearables

-Wearable ECG Monitor

Esta tecnología permite el monitoreo remoto a través de un parche cardiaco multifunción que puede transmitir (vía streaming o grabación) diversos parámetros a un dispositivo móvil o la nube.

Es reutilizable, recargable, resistente al agua y puede registrar datos, como: ritmo ECG, ritmo cardiaco, intervalo RR y la frecuencia respiratoria.

-Brazalete Steer

El objetivo de este dispositivo es mantener al conductor despierto a base de vibraciones y descargas eléctricas (sólo en los casos de quedar dormido).

Steer mide la frecuencia cardíaca normal y los niveles de conductancia de la piel durante un minuto con 15 sensores de alta precisión, después, cada 2 segundos comienza a analizar su condición.

Si el color del brazalete cambia a amarillo, esto indica que tu frecuencia cardíaca ha disminuido en 10 unidades, por lo que te emitirá una vibración en el cuerpo. En el último caso (color rojo), advertirá con un impulso.

-Pulsómetro de banda

Para medir la frecuencia el fabricante Polar lanzó al mercado el modelo OH1, el cual permite registrar las pulsaciones en una memoria interna que puede almacenar hasta 200 horas de datos, o bien, se puede vincular a un teléfono móvil a través de Bluetooth.

Este fabricante ofrece dos modelos: una banda pectoral y un sensor óptico (se lleva en el brazo). Cabe destacar que los electrodos de la banda pectoral necesitan estar húmedos para que funcione, por ello, resulta más practico el uso del sensor óptico.

A diferencia de otras tecnologías, los pulsómetros de banda calibran con mayor

precisión la monitorización del ritmo cardiaco. Estas bandas se pueden colocar en el pecho (banda pectoral) o bien, en el brazo (sensores ópticos)

A futuro

En conclusión, un monitoreo centrado en la persona acompañado de un eficiente sistema de identificación de datos atípicos y alertas oportunas, permitiría la detección temprana de situaciones que pudieran desencadenar un accidente.

La identificación temprana, con la puesta en marcha de un sistema adecuado de protocolos de respuesta, sería una valiosa herramienta para la reducción de riesgos en carretera.

Artículos relacionados

PUBLICA AQUÍ TU COMENTARIO!

Back to top button