“La tranza la hacen ahí, en la oficina”. Despachador nos cuenta la mafia alrededor de los ‘rastrillos’

El aditamento permite suministrar litros incompletos; al menos 8% de todas las gasolineras del país podrían estar utilizándolo.

La entrega de litros fragmentados continúa en varios centros de servicio de México. El más reciente caso se dio en Veracruz, donde las autoridades hallaron un dispositivo ilegal en una bomba de gasolina.

El hallazgo ocurrió en la estación de servicio con número de permiso PL/9081/EXP/ES/2015, del municipio Cazones de Herrera al norte de Veracruz, y fue parte de un operativo efectuado por la Procuraduría Federal del Consumidor, Profeco, con apoyo de la Guardia Nacional.

La finalidad del operativo era encontrar irregularidades en distintas estaciones de servicio ubicadas en Veracruz, Campeche, Querétaro y Chihuahua, que en una primera verificación habían impedido la acción de esta dependencia.

Las 216 visitas de revisión se llevaron a cabo del 21 al 27 de febrero y se derivaron de 285 denuncias efectuadas en la APP Litro por Litro. En total se inmovilizaron 30 bombas que no daban litros de a litro.

Así funciona el ‘rastrillo’

-¿Se entregan litros incompletos o se manipula el software para engañar al usuario?- “Sí, a veces eso se hace, aunque esas modificaciones las realizan ahí en la oficina. Obviamente para no levantar sospechas, se altera el software pero no en todas las bombas”, nos indica un despachador en la Ciudad de México.

El ‘rastrillo’ es un dispositivo electrónico ubicado en la bomba de gasolina que manipula el suministro de combustible, de esta manera se altera el software para conectar artificialmente diversos puntos de control de la bomba.

El aparato tiene forma de insecto y se puede controlar a distancia desde un celular o una oficina. Con el simple toque de un botón, se logra suministrar hasta 17% menos de gasolina (de ahí su nombre ‘rastrillo’ porque se rasuran las cantidades).

De acuerdo con nuestro entrevistado, los despachadores no son los que tienen la decisión de alterar el software ya que, señala, esos dispensarios reciben una señal a distancia vía electrónica desde las oficinas.

El despachador, quien por obvias razones prefirió el anonimato, asegura que los jefes de piso o el gerente son los que modifican todo, “ahí adentro, en la oficina, ahí es la tranza”, aunque no tiene la certeza si la mayoría de los centros de servicio lo hagan.

¿Cómo podemos evitarlo?

Al cargar en la gasolinera:

-Checa que el contador esté en ceros y que registre la tarifa vigente para el cobro del combustible. La bomba debe contar con el holograma de verificación.

.

-Solicita que el nivel de velocidad de carga sea 1, ya que las irregularidades normalmente se presentan en las cargas más altas.

-Verifica que alrededor del dispensario no haya humedad, la manguera podría presentar fugas o gotear.

-Siempre solicita el ticket. De esta manera tienes registrado lo que se te debió despachar y te servirá de comprobante por si pones una denuncia.

Link:

Artículos relacionados

PUBLICA AQUI

Back to top button