La historia y evolución de los camiones de juguete ¡Feliz día del niño!

Quizás (bueno, le quitamos el ‘quizás), los camiones sean el mejor invento desde que surgió la rueda durante las primeras civilizaciones y territorios que hoy conocemos como India y Pakistán.

Desde los primeros troncos empleados para mover monumentos prehistóricos hasta los neumáticos radiales de la actualidad, diversos especialistas coinciden en que la rueda ha formado parte de las más importantes civilizaciones de la humanidad.

No es de extrañar que el primer camión de la historia, creado en 1896 por Gottlieb Daimler, fue desarrollado a partir de un carruaje montado sobre ruedas de madera revestidas de hierro.

Precisamente la madera fue el elemento base para la creación de los primeros camiones a escala de los que se tenga memoria.

Según especialistas, a partir del primer año y medio de vida, los niños ven en la construcción y manipulación de camiones de juguete una diversión sin precedentes.

“Después de dominar la construcción de torres, los camiones de juguete son el paso más natural”, asegura la compañía LEGO.

Un chasis y cuatro ruedas son todo lo que el niño necesita para emprender una verdadera aventura al volante.

Los primeros camiones de juguete

De acuerdo con historiadores, el juguete más antiguo con ruedas fue hallado hace más de 5 mil años en la tumba de un niño en Turquía.

No obstante, los niños empezaron a divertirse con los primeros camiones fabricados en madera, con ruedas de hojalata y con pintura de la carrocería que no resistía un lavado de agua.

El interior no poseía chofer o más elementos. Vaya, a los niños de hace ochenta años no les hacía falta nada más que su imaginación.

En el caso de los juguetes de México (incluyendo camiones, autos, trenes y hasta luchadores de plástico), se encuentra una tradición popular llena de formas y colores, con materiales sencillos como madera, hojalata, cartón, vidrio y arcilla.

Los camiones van de la mano con la evolución de los coches, trenes y autobuses a escala.

Durante la década de los 50s, aparecieron los primeros coches de cuerda (ya elaborados con plástico) y ya para los años 80 arriban los vehículos de fricción, los cuales iban dirigidos tanto a niños como a coleccionistas.

A finales de los años sesenta, aparecen los Hot Wheels, vehículos con un diseño sumamente llamativo, un centro de gravedad bajo y que, con el tiempo y la adición de camiones transportadores, se convirtieron en auténticas joyas de colección.

A partir del nuevo milenio, comenzó el ‘boom’ de los vehículos de batería recargable, siendo la Ford F-150 Raptor, algunos de los ejemplos de ‘mastodontes’ sobre ruedas con los que los niños podían divertirse a lo grande.

¿Quién no soñó con manejar un camión cuando era niño?

Cuando uno es infante, imaginarse conduciendo un enorme camión o un tráiler es un auténtico sueño, una mezcla de libertad, aventura y acción.

Realizar acrobacias en enormes monstruos sobre ruedas, trasladar mercancía por miles de kilómetros en grandes tráilers, o ayudar personas en vehículos de rescate o camiones de bomberos son sólo algunas de las actividades que hoy cada niño (o adulto) puede disfrutar sin salir de su casa.

¡Feliz día del niño!

Artículos relacionados

PUBLICA AQUI

Back to top button