En México hay una gasolinera por cada 3,820 autos

En México existen cerca de 12,500 estaciones de servicio, esto equivale a que tenemos una estación por cada 10,500 habitantes; según el Inegi, el parque vehicular a 2018 asciende a poco menos de 47.8 millones de unidades, lo que representa un promedio de 3,820 autos por estación.

Ahora bien, no podemos catalogar todas las gasolineras como si fueran iguales y generaran los mismos ingresos, y no me refiero a la marca o si son de Pemex, sino al lugar donde están ubicadas (Paseo de la Reforma, a la orilla de una carretera o en algún municipio alejado de los puntos de abasto), a qué tipo de instalaciones se tienen (hay gasolineras con 12 bombas y servicios adicionales o hay otras con sólo dos bombas), la cantidad de litros que venden, el costo al que adquieren la gasolina por la logística y traslado o inclusive el precio al que compran a Pemex derivado de las políticas de descuento por volumen.

Vamos por partes, el margen con el que operan los gasolineros es la diferencia entre el precio de venta al público con el precio al que ellos la adquieren (mayorista), más los costos logísticos como son el transporte, el almacenamiento y en algunos casos el aditivamiento de combustibles. De ahí, se tienen que cubrir los costos y gastos de la estación de servicio, como son: la renta del terreno, construcción y mantenimiento, salarios, energía eléctrica, seguros, sistemas de seguridad y demás gastos de operación. Adicionalmente, hay que incorporar los costos regulatorios, como son los solicitados por dependencias como el SAT, ASEA, Profeco y CRE; sólo éstas suman 26 nuevas regulaciones que en promedio tienen un costo por estación de 471,500 pesos al año. En contexto, si una gasolinera vende 300,000 litros al mes, el costo regulatorio implicaría alrededor de 13 centavos por litro vendido.

A partir de 2017 vemos precios de venta al publico diferentes y con variaciones diarias, por ejemplo, la semana pasada, la gasolina Magna en Guanajuato llegó a costar 20.95 pesos por litro y el mismo día en Tabasco 17.69, la diferencia no está del todo relacionada con lo que gana un gasolinero, sino principalmente por los costos y rezagos logísticos para poder abastecer a las estaciones de servicio.

Si bien, existen prácticas desleales en este sector, que seguramente ha escuchado, van desde quienes venden gasolina robada, dan litros incompletos, adulteran el producto o tienen márgenes de utilidad muy altos, la gran mayoría no se presta a dichas prácticas, no sólo por ser ahora un sector competido, también, por ser uno de los más vigilados.

Como he mencionado en artículos anteriores, sí podemos tener gasolina más barata, pero esto no depende exclusivamente del margen de los gasolineros, depende de muchos factores, que van desde la necesidad de inversión en los eslabones logísticos, como son el almacenamiento y el transporte, el ajuste a las cargas impositivas, la disminución de los costos regulatorios o el desarrollo de competencia a lo largo de toda la cadena de abasto.

Tomemos algo en cuenta, a raíz de la apertura del sector, el poder de decidir dónde cargar gasolina lo tiene el consumidor, y, mientras más opciones existan, el esfuerzo por mejorar los precios, productos y servicios diferenciados será mayor y en beneficio de todos. A lo que no podemos regresar es a una estrategia de control de precios o prácticas monopólicas que tanto daño hicieron a la economía de nuestro país, al propio Pemex y a nosotros como consumidores.

POR JORGE LAVALLE

SOCIO DEL DESPACHO ACCURACY LEGAL AND CONSULTING

@JLAVALLEMAURY Y JLM@ACCURACY.COM.MX

Te puedes interesar

MAN y Volkswagen rompen récord de ventas de camiones en 2019

A pesar de que fue un año desafiante para toda la industria del autotransporte, la …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.