El autotransporte de carga en México se enfrenta a un nuevo problema: la falta de refacciones

El sector del autotransporte de carga ahora se enfrenta a la escasez de refacciones. La falta de chips ha perjudicado el ensamble de unidades pesadas, sin embargo, el problema se ha extendido a otras partes.

Las áreas de mantenimiento de flotas están batallando por obtener las piezas que requieren, ya que los proveedores enfrentan severamente la falta de refacciones.

Este pensamiento es compartido por el presidente de Canacar, Ramón Medrano, quien durante su participación en el Foro CMT 2021, advirtió que se está viviendo una situación crítica en cuanto al suministro de partes y lamentó ver unidades detenidas en los talleres por falta de un componente.

“No sólo estamos hablando exclusivamente de la falta de microprocesadores o chips, el problema se presenta con muchas partes y creo yo que es importante que nosotros de alguna manera podamos trabajar para poder prevenir en lo posible situaciones de paros por falta de componentes”.

Según estimaciones de la industria, tener un camión parado por falta de refacciones le cuesta a una flota entre $16,000 y $20,000 pesos.

Mantenimiento preventivo, el eslabón a obtener

Ante tal situación, el mantenimiento preventivo se vuelve fundamental. Atrás han quedado aquellos tiempos donde el GPS y conocer la posición de las unidades era lo único que los transportistas podían saber en cuanto a ubicaciones remotas. 

Hoy gracias a la telemetría, se puede identificar en tiempo real el comportamiento de la unidad y dar acceso remoto a las distintas computadoras que éstas poseen.

“Esto nos permite conocer sobre síntomas o fallas y poder atenderlas de forma inmediata”, aseguró Ramón Medrano, presidente de Canacar.

De acuerdo con Medrano, compartir esta información con los fabricantes y con la red cobra una relevancia mayor al permitir programar mantenimientos preventivos y correctivos.

Debido al tema de actualidad en el suministro de refacciones, es necesario una comunicación directa con los fabricantes de vehículos y con los proveedores de partes para establecer patrones de consumo al futuro, sobre todo para sobre inventariar los almacenes y prevenir posibles paros de unidades.

Ante ello, Canacar advirtió sobre la necesidad de utilizar componentes de bajo mantenimiento o extendido. Por ejemplo, batería de gel con una extensión de vida de hasta un 30%, filtros de larga duración, aceites y grasas sintéticas, y anticongelantes de nueva generación.

Es importante que esta información sea trasladada a la compañía desde el punto de vista de mantenimiento para que ellos puedan programar y hacer presupuestos acordes a los incrementos de los costos.

En ese sentido, Medrano habló sobre el alza de precios y la inflación ‘desbocada’ que está sufriendo el autotransporte en México, donde se ha identificado el incremento de hasta 18% en los costos de algunos componentes, lo que invariablemente provoca ajustes en las tarifas y/o flete.

Por último, Medrano urgió sobre la necesidad de digitalizar los procesos en los departamentos de mantenimiento como órdenes de trabajo electrónicas, solicitud de refacciones por internet y mantener un inventario de los proveedores en instalaciones propias, así como cierra de actividades en línea.

También te puede interesar:

Artículos relacionados

Un comentario

  1. Ciertamente, la falta de refacciones también puede deberse al pésimo diseño del servicio postventa de algunas proveedores de camiones, que no cuentan con un plan de abasto efectivo para atender la demanda que están generando, principalmente las marcas nuevas qu están llegando al país…

PUBLICA AQUI

Back to top button