El autobús autónomo estaría mucho más cerca de llegar de lo que imaginas

La tecnología autónoma y de cero emisiones al servicio del transporte turístico y público avanza a pasos agigantados, principalmente en Europa y Asia, donde las pruebas han ido sofisticándose con el paso de los años.

De acuerdo con la compañía alemana Siemens, albergar una plataforma de movilidad autónoma serviría para aprovechar en hasta 15% la capacidad disponible, además de disminuir los costos de operación que conlleva la conducción humana.

En tal escenario, el fabricante de autobuses Iveco Bus, el proveedor de tecnología sin conductor EasyMile y sus socios, parecen llevar la delantera con bastante ventaja en la implementación de esta tecnología.

Ambas compañías han completado las pruebas de un prototipo de autobús estándar totalmente sin conductor, capaz de funcionar en condiciones 100% reales.

Esto se produce como parte del proyecto STAR (Rapid Autonomous Transport System) que comenzó en 2017. El autobús ha demostrado ser factible para operaciones autónomas en carriles de tránsito rápido, así como en sitios privados.

Lo anterior marca un hito crucial para el progreso del transporte autónomo de nivel 4 en el continente europeo.

“Los sistemas conectados y automatizados son fundamentales para que la industria europea relacionada con el transporte pueda preservar y consolidar su competitividad global”, se lee en su último informe.

Así funciona el próximo autobús autónomo

Con una longitud de 12 metros, el autobús puede transportar hasta 100 pasajeros. Las tecnologías integradas en el autobús incluyen controles de seguridad y software de navegación.

EasyMile también aporta una de las soluciones de gestión de flotas más avanzadas y una de las primeras totalmente dedicada a los vehículos autónomos.

El autobús ha sido sometido a pruebas y desarrollos exhaustivos en el campo de pruebas de Transpolis (una zona escasamente poblada al pie de los Alpes franceses) así como en los propios sitios de prueba de Iveco Bus y EasyMile.

El vehículo se ha conducido en diferentes estaciones y condiciones climáticas, alcanzando su máximo rendimiento en esta etapa.

Esto incluye el sistema de conducción autónoma (ADS) integrado en el autobús que le permite atracar repetidamente en estaciones a menos de 10 cm; esto es

particularmente importante ya que mejora la accesibilidad, especialmente para los usuarios de sillas de ruedas.

Las velocidades máximas alcanzadas por el autobús en modo autónomo demostraron que la tecnología también funciona bien a los 40 km / h.

Otras pruebas indicaron que la tecnología de localización multimodal del proveedor de software en particular también es eficaz a velocidades autónomas superiores a 70 km / h.

Las capacidades del vehículo a la infraestructura (V2X) permiten que el autobús se anticipe a las fases de los semáforos, lo que significa una parada y arranque suaves, así como un menor consumo de energía.

¿Qué sigue?

Todos los socios de este ambicioso proyecto ahora se encuentran preparando su próximo paso para la segunda mitad del año: operar el autobús en una ciudad en condiciones reales.

“Las características de seguridad y gestión de este vehículo autónomo nos permiten ahora planificar la siguiente etapa, es decir, las pruebas en condiciones de funcionamiento”, declaró Stéphane Espinasse, presidente de la marca Iveco Bus.

Los involucrados en el autobús autónomo esperan poder ofrecer esta nueva solución a las autoridades de transporte público. El proyecto está auspiciado por el gobierno francés a través de su programa FUI (Fonds Unique Interministériel).

Artículos relacionados

PUBLICA AQUI

Back to top button