Aeromar podría ser la Aerolínea de la 4T

La noticia de que Aeromar, aerolínea creada hace 33 años, podría convertirse en la “aerolínea del Bienestar”, madrugándole a la supuesta cooperativa de extrabajadores de Mexicana de Aviación, cayó como un balde de agua fría a quienes pensaban que la nueva empresa la encabezaría Salvador Álvarez.

Aún es incierto cómo se estructurará la nueva empresa pero se parte del hecho de que Aeromar tiene adeudos importantes con sus trabajadores y con el fisco, así como un gran número de proveedores. Para que esta empresa no corra la misma suerte que Interjet, es probable que sus actuales dueños, la familia Katz, se avengan a un arreglo de este tipo.

Y no es para menos. Interjet también tenía adeudos fuertes con el fisco y con acreedores, entre los cuales hay que contar a ASA, Seneam y demás, y aunque sus trabajadores terminaron emplazando a huelga a la empresa en prevención de un Concurso Mercantil, parece que el tema no logrará ni siquiera esta posibilidad.

Respecto a la opción de la Cooperativa, hay que decir que en varios meses de infructuosas labores para crear una propuesta viable, los encargados del tema -en especial los del Instituto Nacional de Economía Social (INAES)- apenas lograron convocar a 75 extrabajadores de los 8,650 que se quedaron sin empleo en 2010. Y aunque sólo había un piloto, una decena de sobrecargos, y 64 extrabajadores de confianza y de tierra, esto abría la puerta para dar empleo a los tripulantes desempleados de Interjet.

En todo caso, lo que está muy claro es que se requiere quién pueda y sepa echar a andar una aerolínea, más allá de cómo se llame o de quiénes van a trabajar en ella, al menos por el momento. Y además del plan de negocios viable, se necesita dinero. Eso sí es indispensable.

Por ello es que la opción Aeromar suena más realista, al menos en principio, porque el presidente de la República anunció en la mañanera que habrá apoyos para que la aerolínea regional haga un plan de pagos escalonados, siempre y cuando se involucre a los trabajadores en la nueva administración.

Desde luego que eso no es todo, ya que el préstamo prometido de parte de la Banca de Desarrollo tiene más visos de salir adelante con una empresa que ya camina, que con otra que apenas existe en la cabeza de los planeadores, por mucho que se diga que el asesor estrella de Álvarez es Pedro Cerisola, el exsecretario de Comunicaciones de Fox. La otra parte de la ecuación es que la nueva aerolínea del Bienestar sería la “tienda ancla” del nuevo Aeropuerto Felipe Ángeles.

Lo único que sí sabemos en el caso de ASPA de México, que es el sindicato involucrado directamente en el rescate, es que esta agrupación ya hizo esta labor en el pasado. En 1988, frente a la quiebra de Aeroméxico, fue ASPA la que se involucró en el plan de negocios, con rutas y flotas, así como con una aportación de 50 millones de pesos de aquellos, producto de un préstamo del Banco Obrero, y que sirvió para que los pilotos adquirieran el 25% de las acciones de la aerolínea. Como sabemos, ese esfuerzo tuvo éxito. Ahora sólo falta que los Katz acepten el reto.

Fuente El Economista por:

[email protected]

Artículos relacionados

PUBLICA AQUI

Back to top button