¡A ciegas! Mexicanos desconocen si el diésel que cargan en gasolineras es de calidad

Al no existir un dispositivo rápido y confiable que analice el combustible que cargamos en los centros de servicio, millones de usuarios en México consumen diésel y gasolina que no cumplen al 100% con la Norma 016, referente a la calidad de los petrolíferos.

En junio pasado, la Comisión Reguladora de Energía (CRE) autorizó a Petróleos Mexicanos (Pemex) vender temporalmente combustibles con calidad fuera de especificación (con clase de volatilidad B-2, del 16 de junio y hasta el 31 de agosto de este año), como consecuencia de la pandemia de Covid-19.

Las repercusiones de la mala calidad de los combustibles (principalmente en el caso de los motores diésel), puede ser catastrófico.

Por sus características, los vehículos alimentados por diésel tienden a dañarse más respecto a los de gasolina. En su caso, la detonación en la cámara de combustión se genera por la presión a la que es sometido el combustible dentro del cámara, sin la necesidad de alguna causa como podría ser la bujía en el caso de un propulsor de gasolina.

Esta es la razón por la cual se necesita una capacidad de ignición más elevada. Entre las consecuencias de utilizar un diésel de mala calidad en alguna unidad están:

-Averías en el motor

-Merma de prestaciones e incremento de humo

-Irregularidades con el circuito de combustible, depósitos sucios y saturación del filtro de partículas.

-Problemas (y posible cambio) de inyectores, electroválvulas y bomba de alta presión.

Expertos señalan que entre más nuevo sea el motor, mayores problemas habrá con las unidades.

No basta con una app en el teléfono

Los factores por los cuales un usuario en México se decide por una u otra gasolinera son el precio del combustible y la ubicación de la estación.

No obstante, en ciertos mercados del mundo los usuarios ya buscan identificar datos específicos como el rendimiento de combustible y la calidad del mismo (lo cual lo notan al realizar los mantenimientos de los motores), para determinar a qué gasolinera acudir.

Según la organización de tiendas de conveniencia y minoristas de combustible NACS de EUA, el 81% de todas las visitas de los clientes para comprar combustible son impulsadas por uno de esos factores.

De acuerdo con expertos, esta nueva forma de medir a una marca no se podrá realizar en México ante la falta de una misión dentro del mercado de los combustibles en las estaciones de servicio.

“En nuestro país hemos limitado la evaluación al mercado a una determinante llamada ‘Quien es quien en los precios’, que solo incluye datos del valor total del precio unitario al consumidor y el de la terminal de almacenamiento (TAR)”, asegura Ramses Pech, especialista del sector energético.

Esta herramienta identifica si los litros son completos, pero no muestra la calidad real del diésel que están vendiendo en cada bomba y la cual debe cumplir con las especificaciones de la Norma 016.

“Existen en el mercado mexicano plataformas, aplicaciones y una serie de información que solo indican el precio y no pueden comparar la calidad entre las marcas a ciertas distancias; limitando la decisión de los consumidores a una respuesta única: porque me queda en el camino”, indica Pech.

Cabe aclarar que las estaciones de servicio no controlan la calidad del combustible, son los comercializadores en conjunto con los productores o importadores quienes saben si cumplen con la calidad esperada por el mercado mexicano.

Ante ello, sería bueno que la Procuraduría Federal del Consumidor PROFECO, auxiliará al consumidor a evaluar si todos los combustibles que venden en nuestro país son semejantes o cual es el margen de diferencia que hay respecto a una gasolina o diésel en el norte del país con el sur.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button