5 revisiones que todo auto debe tener al día

La responsabilidad de los automovilistas no se limita a su actividad en carretera o en la ciudad, sino que se extiende incluso a cuando su auto se encuentra estacionado. Los vehículos, ya sea estacionados o en movimiento, no sólo son un medio de transporte, sino una parte importante del patrimonio de las personas, y por eso es necesario siempre tener un ojo sobre tu auto.

Y no sólo en cuestiones de seguridad, sino en cuanto a la reglamentación y trámites que hay detrás de ellos. Sabemos que no es la parte más entretenida de tener un coche propio, pero es parte de las responsabilidades de adulto que adquirimos al hacernos cargo de un auto, y como toda responsabilidad, hay que cumplirla para poder disfrutar de los beneficios.

Si ya tienes un auto, acabas de adquirirlo o piensas comprar uno, existen una serie de chequeos constantes que siempre debes tener en mente y no dejarlos pasar.

  1. Mantenimiento general. Siempre que necesites utilizar tu vehículo recuerda verificar que todos los indicadores de tu auto se encuentran en orden, tales como el aceite, faros, llantas y frenos. Ahora mismo no es recomendable viajar y moverse de un lado para otro, pero si por cualquier motivo debes salir a carretera, pon el doble de cuidado en el mantenimiento de tu auto.
  1. Seguro de tu auto. Si aún no cuentas con un seguro, ¡comienza a buscarlo! Tu coche es un patrimonio que, como tu casa, o incluso tu celular, cuidas de sobremanera. Si ya cuentas con uno, revisa su estado y los límites de tu póliza, pues es muy común creer que estamos asegurados contra la situación más inesperada (como el ataque de un oso salvaje, quizá), pero al momento de la verdad resulta que no cubre nada de lo que pensamos.
  1. Tenencia y verificación. Obviamente no quieres problemas con la justicia debido a que se te olvidó hacer un pago, ¿verdad? Revisa las fechas de pago de ambos trámites, pues sin ellos te verás en líos con la policía de tránsito al intentar circular. La tenencia es un trámite anual, mientras que la verificación es dos veces al año, y por lo mismo podrías perderlos de vista sin un recordatorio adecuado, así que asegúrate de tener una alarma activa con ellos.
  1. Multas pendientes. Si por el motivo que sea fuiste acreedor a una (o varias) multas de tránsito y no la has pagado, puedes meterte en varios problemas, desde tener OTRA multa o cargo adicional, hasta no poder verificar tu vehículo o incluso que embarguen tus bienes. Para saber si tienes multas pendientes de pago, puedes revisar el portal de la Semovi de la CDMX e ingresar tus datos para conocer el detalle, e incluso, realizar el pago de las mismas en línea.
  1. Reporte de robo. Este no es un chequeo que debas hacer constantemente sino una sola vez, pero no puedes dejarlo pasar si estás comprando un auto usado. Además de revisar sus condiciones estéticas, técnicas y que todos sus papeles estén en regla, te recomendamos buscar el auto en el sitio del Repuve. Introduciendo el número de placas, NIV (número de identificación vehicular) y constancia de inscripción o folio, podrás conocer el origen del auto y saber si cuenta con algún reporte de robo. De no revisar esto, y en caso de que compraras un auto con un reporte de robo, la autoridad puede confiscarlo en cualquier momento y tú perderías todo tu dinero sin derecho a pedir un reembolso.

Artículos relacionados

Publica aquí

Back to top button