2 de cada 10 camiones con mercancía afectada por espera en aduana de Estados Unidos

Durante el fin de semana, en el periodo de Semana Santa, las empresas que mantenían retrasos para entregar su producción a las compañías en Estados Unidos pudieron regularizar sus procesos.

La Asociación de Industriales de Mesa de Otay (AIMO) ayer en Tijuana reportó un respiro para la crisis que se había registrado en el puerto fronterizo por los tiempos de espera.

Al menos dos de cada 10 camiones de carga con artículos perecederos fueron rechazados por los empresarios estadounidenses al detectar daños en la mercancía a raíz de la cantidad de horas que tuvieron que esperar en la frontera, en el área de aduanas, antes de poder cruzar y llegar a su destino de entrega, lamentó el presidente de AIMO en Tijuana, Salvador Díaz González.

Las pérdidas económicas aún no han sido cuantificadas, dijo, porque las compañías todavía tienen como prioridad producir y entregar sin que los compradores les vuelvan a regresar la producción. Después del embate a la industria de manufactura causado por la reestructuración en las aduanas estadounidenses, la intención es analizar el impacto.

“Durante los días festivos y el sábado reportan que se cruzó toda la mercancía pendiente. La maquila opera de manera normal el día de hoy y esperamos cómo se comportan las exportaciones”, explicó el empresario.

El 1 de abril pasado, EU cerró dos de los ocho carriles que operan en las Garita Comercial en Tijuana, lo que causó que el tiempo de espera para cruzar la frontera se triplicara y pasara de dos o tres horas hasta seis u ocho.

Las pérdidas por los lentos cruces, de acuerdo con datos de la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos (Concamin) ascienden a 800 millones de dólares diarios. Incluso el 19 de abril pasado hubo chóferes que reportaron hasta 10 horas.

La fila para cruzar la entrada comercial se convirtió en una caravana de cajas de camiones de carga que se miraba desde la frontera a la altura del aeropuerto Abelardo L. Rodríguez a unos cinco kilómetros de distancia de Mesa de Otay.

Uno que otro chofer bajaba de su camión, otros se agrupaban y platicaban para matar el tiempo y el calor de ese día, se compartían refrescos y alguna comida, rumiaban en contra de las revisiones y de las decisiones que no están bajo su control, “se nos va la vida esperando”, dijo Alberto Macías, conductor desde hace más de 10 años.

“Uno pasa más tiempo en las carreteras que en su propia casa y ahora ni eso”, lamentó, “tengo más de cinco horas esperando y no veo, ni yo ni nadie, para cuándo todo va a regresar a la normalidad”.

El presidente del Corporativo TLC Asociados y vicepresidente de síndicos de Concanaco, Octavio de la Torre de Stéffano, explicó que, de acuerdo con reportes del sector exportador, al menos un 30% de los cargamentos que son enviados a EU están varados en las aduanas de la frontera norte principalmente en las aduanas de Tijuana, Ciudad Juárez y Nuevo Laredo.

Según el Buró de Estadísticas del Transporte de EU (BTS), 71.2% de las exportaciones mexicanas a Estados Unidos se traslada por camiones de carga, es por ello que empresas de ambos lados fueron afectadas.

Artículos relacionados

PUBLICA AQUI

Back to top button