Ventajas de convertir tu flota a Gas Natural

Con los precios de los combustibles por las nubes, pensar en invertir en una conversión de gasolina a gas licuado de petróleo (LP) o gas natural vehicular (GNV), sobre todo en automóviles de uso constante como taxis, servicio de transporte público, mensajería, reparto de mercancías, etcétera, es cada vez más recurrente, a tal grado que Nissan dio a conocer esta semana un programa que, de la mano de Gazo Sistemas a Gas Natural, un proveedor certificado por la firma japonesa, puede ejecutar dicha conversión en sus modelos March, V-Drive, NP300 y Urvan 2020 y a la fecha sin que se pierda la garantía de fábrica.

Es importante recalcar que el hecho de hacer la conversión a gas no significa que el coche no pueda volver a quemar gasolina convencional, pues ambos sistemas pueden trabajar de manera conjunta, pero, obviamente, no al mismo tiempo. Para conocer más del tema, contactamos a Gazo Sistemas a Gas Natural, quienes nos explicaron los beneficios de instalar un sistema de este tipo en el coche.

VENTAJAS

“Los beneficios los podemos englobar en seis rubros. El primero tiene que ver con el ahorro económico, pues usando gas natural es de hasta un 50% en comparación con la gasolina o diesel. Después tenemos los beneficios al medio ambiente, ya que se reduce hasta en un 80% la producción de gases de efecto invernadero y esto también se ve reflejado en el motor del coche porque no genera otros residuos como carbonillas.

“A esto se suma la autonomía, pues se puede recorrer hasta 1,200 kilómetros. Por otro lado, está el hecho de que un vehículo a gas puede obtener el holograma 0 y estar exento del programa Hoy no circula. Finalmente, está el tema de la seguridad la cual está completamente garantizada, pues la tecnología que usamos y nuestras instalaciones cuenta con certificaciones y normatividad (NOMs) correspondientes a la Secretaría de Economía y Secretaria de Medio Ambiente para avalarnos.”

EN QUÉ CONSISTE

Esta tecnología se puede instalar en motores de combustión interna de 3,4,5,6,8 y10 cilindros que cuenten con inyección secuencial multipunto o inyección directa, e inclusive en vehículos híbridos. La conversión tarda aproximadamente tres días y no requiere de grandes cambios mecánicos en el auto, ya que este sistema se integra por el tanque, líneas de combustible, un controlador de inyección de gas y los inyectores, así como un diagnóstico previo de las condiciones del vehículo.

“Dependiendo de las características del auto a convertir se elige el tanque para almacenar el gas, es decir, en el caso de una pick up se puede colocar uno o varios recipientes cilíndricos en la batea, o sujetado al chasis cuando se trata de un vehículo de carga o de redilas.

“En el caso de vehículos particulares como sedanes, podemos instalar tanques toroidales, es decir, tanques planos y circulares que se pueden instalar en el espacio que ocupa la llanta de refacción y de esta forma no sacrificar de más el espacio en la cajuela del coche; cabe destacar que todos nuestros tanques soportan una presión de hasta 60 toneladas, por lo que son muy seguros.”

Una vez que se instala el tanque y las líneas que dirigen el flujo del gas hacia los inyectores, se coloca el controlador de inyección de gas secuencial (EG INJECTO 48.4) el cual respeta el diseño original del vehículo y se ajusta por medio de un software de computadora para calibrar con precisión la inyección del gas en las cámara de combustión del motor, copiando la gestión de gasolina original de la computadora, logrando así una combustión perfecta.

“A los 30 días de instalado el equipo, se realiza una revisión sin costo del sistema para verificar que todo funciona correctamente. Posteriormente, cada 6 meses o 20 mil kilómetros se requiere de un mantenimiento que consiste en un cambio de filtro de gas y una inspección general al sistema.”

Obviamente, esta inspección sólo involucra al sistema de gas natural, por lo que los servicios de mantenimiento del resto del vehículo se hacen de manera independiente, como el cambio de aceite, frenos, etc.

Los precios son variados dependiendo del tipo de vehículo y la capacidad de almacenamiento del depósito para el gas. Por ejemplo, el costo de la conversión a gas de un sedán de cuatro cilindros es de $29,087 pesos instalando un tanque toroidal de 34 litros.

Para una Pick NP 300 de cuatro cilindros, colocando un tanque cilíndrico de 80 litros, el precio es de $32,978, mientras que para una unidad equipada con un motor de 8 cilindros, con un tanque de 120 litros, el precio de la conversión es de $43,777; el precio puede subir hasta $78,024 si se elige un tanque de 200 litros de gas.

La compañía asegura que dependiendo del uso que se dé al vehículo, el retorno de inversión y los beneficios económicos se reflejan luego de aproximadamente 7 meses. En cuanto a garantías, Gazo Sistemas a Gas Natural ofrece una garantía de 3 años o 60 mil kilómetros para fallas derivadas de la instalación del sistema.

Artículos relacionados

PUBLICA AQUI

Back to top button