CargaInseguridadÚltimas noticias

Unión Tepito detrás de robos de carga en Central de Abastos de la CDMX

El robo de un camión procedente del Estado de México que transportaba tres toneladas de abarrotes y que se dirigía a la Central de Abastos (Ceda), detonó una importante investigación de las autoridades locales y federales, pues aparentemente todo el producto pertenecía a La Unión Tepito.

Investigan rutas, productos y bodegas en la Ceda donde se cree la organización criminal tiene negocios para lavado de dinero.

Las indagatorias iniciaron luego que los choferes a quienes robaron la mercancía en Amecameca, Estado de México, narraron lo sucedido, pues luego del atraco son acosados e intimidados por gente “extraña” y sospechosa afuera de sus viviendas; revelaron ante el Ministerio Público que el administrador de la bodega les advirtió que la mercancía era de La Unión Tepito y que ahora, ellos debían pagar la pérdida que es de más de 6 millones de pesos.

Las víctimas revelaron que el atraco se registró el pasado 20 de julio en Amecameca, la mercancía, aseguran, era diversa y desconocen de qué tipo, pues ellos sólo manejaban, pero en el camino fueron abordados por sujetos armados quienes los amagaron y se llevaron el vehículo, luego de eso reportaron el robo a las autoridades locales y le notificaron a los propietarios de la bodega lo sucedido.

En ese momento, explicaron a la autoridad, empezó su “pesadilla”, pues una vez que avisaron a los propietarios del robo estos se enfurecieron: “No les creemos ni madres, ustedes se la robaron, esa mercancía nadie se la puede robar, es de La Unión y todos lo saben”, fue la respuesta, que se lee en el expediente, les dio el dueño de la bodega para luego amenazarlos de muerte y advertirles que ellos van a pagar 6 millones de pesos, que sería el valor del producto robado.

Luego de eso, les advirtieron que de no devolver el monto o, en su defecto, la mercancía, ellos —los choferes— y sus familias serían víctimas de un “levantón”.

Los empleados le volvieron a explicar a los dueños de la bodega que no tenían idea de dónde pudiera estar el producto, pues en realidad los habían asaltado y no eran cómplices como los “patrones” sospechan.

Sin embargo, y ante la negativa de lo sucedido, los dos choferes decidieron acudir a la Fiscalía General de Justicia capitalina (FGJCDMX) para denunciar el hecho, por lo que se abrió la carpeta número FIIZP/IZP-4/UI-1S/D/00590/07-2020 por el delito de extorsión, pero sobre todo —a decir de las víctimas— para que quede un antecedente de las amenazas de las que son objeto por parte de los presuntos delincuentes que trabajan en la Central de Abasto.

Fuente El Universal

Etiquetas

Artículos relacionados

Publica aquí

Back to top button
Close
Close