Autotransporte de cargaCargaÚltimas noticias

Transporte de carga fluye en frontera México-EU, pero disminuye la demanda

Los gobiernos de México y Estados Unidos anunciaron el viernes pasado la suspensión de los viajes ‘no esenciales’ (turísticos y de recreación), en la frontera entre ambos países para mitigar el contagio por el COVID-19.

Si bien la prohibición no abarca a los vehículos comerciales de carga de México, éstos únicamente pueden trasladar mercancía entre la zona comercial fronteriza y México, y no pueden transportar carga entre los puntos dentro de las zonas comerciales.

“Se realizó un catálogo de las actividades esenciales de comercio, transporte de mercancías, alimentos, compra de medicamentos, servicios de emergencia, entre otras, para que éstas no sean afectadas”, indicó el canciller Marcelo Ebrard.

La frontera entre México y Estados Unidos abarca 3,170 km y es el hogar de más de 90 millones de personas en el que se desarrollan diversas actividades comerciales, así como el flujo de bienes, personas y servicios.

¿Qué pasó este fin de semana con el transporte de carga?

La iniciativa comenzó en toda la frontera terrestre desde las 00:01 horas del pasado sábado. Durante el anuncio del viernes, miles de automovilistas se mostraron aterrados por la decisión, provocando una saturación en las aduanas con tiempos de espera que se extendieron una hora y media en promedio.

Para el sábado, todo cambió. Los puentes internacionales lucieron vacíos sin que, hasta el momento, el transporte de carga se haya visto afectado.

“Todo siguió igual, aunque sí vi mucho menos autos que se ven normalmente en fin de semana”, nos refiere un chófer de autotransporte en Tijuana.

En la garita de San Ysidro y el cruce Pedwest se observó poca afluencia y cruces fluidos. En el Puente Internacional Reynosa-Pharr sólo sobresalió la fila de transportistas que buscan cruzar sus productos.

Carlos González, cónsul de México en San Diego, California, afirmó a medios locales que, durante las primeras horas de la instrumentación de esta medida, la carga comercial entre México y Estados Unidos en la frontera de Baja California con California avanzó sin ningún problema.

No obstante, la restricción anunciada el viernes pasado aún tiene muchos vacíos que ha provocado incertidumbre en los transportistas, ya que desconocen si se van a recibir únicamente productos necesarios como alimentos o elementos médicos o de limpieza, o también cualquier producto que se enlace en la frontera.

Otra interrogante es si los choferes que viajan de Tijuana a San Diego para tomar sus unidades, deben cruzar por la garita comercial o por la turística.

Un comerciante nos indicó que autoridades mexicanas le dijeron que las medidas pueden modificarse cada hora y todo dependerá de la propagación del virus.

Poca demanda se agudiza

La pandemia no detendrá el transporte que garantiza el abasto de productos en el país, afirmó la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga (Canacar).

Sin embargo, la crisis del COVID-19 ha provocado el cierre temporal de fábricas, lo que propició la desaceleración del comercio y la disminución de traslados.

Las pérdidas económicas en la frontera aún no han sido determinadas, pero se espera que el impacto sea importante. Derivado del problema migratorio en 2019, la demora en la revisión de tráileres y camiones entre Ciudad Juárez y El Paso, Texas, representaron pérdidas de hasta 20 millones de dólares diarios.

Debido a los reglamentos y factores económicos mexicanos, la mayoría de los vehículos que transportan carga entre los Estados Unidos y México pertenecen a compañías de transportación mexicanas.

El número de cruces del autotransporte de carga en la frontera norte ascendió a ocho millones 582,870, durante 2018. Más del 75% del comercio entre Estados Unidos y México cruza la frontera por vía terrestre.

Link:

Artículos relacionados

Publica aquí

Back to top button