CargaMarítimo y portuarioÚltimas noticias

Tarifas de fletes de navieras se ajustan por Covid y cada del precio del combustible

En los últimos dos años, la industria del transporte marítimo de contenedores se ha enfrentado a varios desafíos, muchos de los cuales se sintieron en la ruta del Lejano Oriente – Costa Oeste de los Estados Unidos (USWC) ya que fue la que recibió el mayor impacto directo de la Guerra Comercial que comenzó en 2018 y que, a pesar de la firma del Acuerdo de la Fase Uno entre los EE.UU. y China, aún no ha terminado. A esto, se sumaron los mayores costos del bunker debido a la Normativa IMO 2020, que entró en vigor el 1 de enero de 2020, y ahora, la pandemia de coronavirus (Covid-19) que provocó la disminución de los volúmenes.

Para BIMCO, A pesar de que se han fijado volúmenes más bajos en el mercado spot, este último es fundamental en el correcto seguimiento de la evolución del mercado de transporte marítimo de contenedores, ya que responde rápidamente a la situación cambiante y a los ajustes de la oferta y la demanda. Por otra parte, las tarifas de los contratos a largo plazo son fundamentales para comprender dónde se están generando los beneficios en la industria del transporte marítimo de línea.

“Las tarifas de los contratos a largo plazo son las que más dinero generan para las navieras, pero su estabilidad oculta la inestabilidad que se enfrenta el mercado. Las tendencias del mercado spot, en cambio, reflejan mucho mejor las condiciones del mercado a nivel mundial, así como en las distintas rutas comerciales, y por lo tanto ofrecen un importante aporte a los procesos de toma de decisiones”, dice Peter Sand, analista jefe de transporte marítimo de BIMCO.

Coronavirus y tarifas de fletes marítimos

Tanto las tarifas a largo como a corto plazo se han mantenido estables, incluso cuando la pandemia de coronavirus ha obligado a grandes partes de la economía mundial a cerrar sus actividades y, por consiguiente, a reducir la demanda de transporte marítimo de contenedores.

Sin embargo, las tarifas de los fletes no se han visto afectadas en gran medida debido a las numerosas cancelaciones (blank sailings) aplicadas por las navieras, lo que ha dado lugar a reducciones de capacidad en gran escala en muchos de las principales rutas comerciales de contenedores del mundo.

Las navieras optaron por una serie de medidas para reducir la capacidad, entre ellas la paralización de los buques y las cancelaciones de servicios, lo que ha llevado a la flota de portacontenedores inactiva a alcanzar máximos históricos en los últimos meses. Además, algunas líneas navieras han optado por reducir la velocidad de sus buques o evitar los costosos peajes de los canales de Panamá y Suez.

La caída del precio del petróleo ha dado lugar a una disminución de los precios del combustible, reduciendo el costo de la navegación de la distancia más larga por debajo de los peajes.

Estas medidas también reducen la capacidad disponible y mantienen artificialmente las tarifas de flete: “Si bien el costo del flete por contenedor se ha mantenido estable, los menores volúmenes y el menor número de itinerarios significan que, aunque las navieras puedan reducir algunas pérdidas con cancelaciones, el efecto desastroso que el coronavirus está teniendo en sus líneas de base se ve enmascarado por la estabilidad de las tarifas de flete por el momento”, afirma Sand.

Artículos relacionados

Publica aquí

Back to top button