Operadores son secuestrados en el 60% de los robos al transporte de carga

“Chavos necesito de su ayuda, me acaban de robar este camión (con tanques de oxígeno) en la López Portillo, por favor ayúdenme…traen secuestrado a mi chofer y traen la carga”, suplicó Alberto Mondragón Torres en su cuenta de Facebook el pasado 19 de enero.

Por fortuna tanto el operador como la carga fueron rescatados por las autoridades. Sin embargo, no todos corren con la misma suerte.

El robo al transporte de carga se ha incrementado de manera gradual durante los últimos años. Según datos de la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga, Canacar, el delito aumentó 209% de 2015 a 2019. El 2020 concluyó con 2,912 siniestros.

Sin embargo, el ‘modus operandi’ de los delincuentes ya no se limita únicamente al robo de las unidades y de la mercancía, sino también se ha registrado un alza alarmante de secuestros y asesinatos de operadores.

Ahora, los operadores son víctimas de ataques, agresiones, golpes, torturas, secuestros y asesinatos por el robo del camión y la mercancía.

Según cifras de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, se reportaron 2,853 robos a transportistas durante los primeros cuatro meses del 2020, de los cuales 83.9% fueron perpetuados con violencia (2,391).

“Uno se encomienda a Dios (o en lo que uno crea), porque no sabe si va a regresar a casa. Este es un trabajo de alto riesgo, o uno llega a casa con bien o se va al panteón”, nos refiere Armando, operador de carga en el Estado de México.

Secuestros y asesinatos: el calvario para los operadores

La inseguridad en el autotransporte de carga le cuesta al país más de 92 mil 500 mdp cada año. Este costo es equivalente al 0.5% del producto interno bruto (PIB).

En este escenario, el secuestro exprés o total de operadores va de la mano con el incremento.

El reporte anual del robo de carga en México elaborado por la empresa Sensiguard, reveló que en 2019 se registraron 17,503 incidentes, de los cuales casi en el 60% existió privación ilegal de la libertad del conductor.

Si bien no se tiene un registro oficial sobre cuántos de ellos regresan con vida a sus casas, la Canacar registró el asesinato de 15 choferes de carga tan sólo durante 2018, la cifra más alta hasta ese momento.

“No se trata de una estadística numérica más, son valiosas vidas humanas que, al amparo de la inseguridad cada vez más violenta, se han perdido en actos cobardes y desmedidas agresiones contra nuestros operadores”, advirtió Canacar en un comunicado publicado hace algunos meses.

Bajo ese nivel de violencia, el robo al autotransporte de carga es considerado como delito federal desde 2018.

Así secuestran a operadores

Según señala la Canacar, este alarmante aumento del secuestro de conductores obedece a que los delincuentes desean que no se dé aviso del robo.

El ‘blindaje’ que empiezan a tener distintas empresas de autotransporte para proteger a sus operadores y a sus unidades (rastreadores satelitales, GPS, etc), ha propiciado que, cuando el operador es bajado de la unidad, las compañías detecten el cambio de ruta y bloqueen el vehículo.

Por lo tanto, los criminales ahora se llevan al operador para utilizarlo como moneda de cambio, dando como resultado que muchas veces se desconozca su paradero o, en el peor de los escenarios, sea hallado sin vida.

A la par, los delincuentes se ayudan de retenes falsos, armas de alto calibre e inhibidores de señal para efectuar los robos y secuestros.

En ese sentido, existen cárteles relacionados con este tipo de actividades ilícitas como el Cártel Jalisco Nueva Generación y el Cártel de Santa Rosa de Lima, los cuales poseen información sobre los horarios, rutas y tramos de descanso de los operadores.

Acorde con empresas en seguridad, este tipo de secuestros ocurren mayoritariamente en carreteras de Puebla, Estado de México, Guanajuato, Oaxaca y Veracruz.

Artículos relacionados

Publica aquí

Back to top button