Nuevas medidas fiscales encarecen el flete y mandan a la quiebra a transportistas

En marzo pasado, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) topó para el autotransporte de carga, el estímulo fiscal del 8% (con un límite de 1,000,000 de pesos), por los denominados ‘gastos ciegos’. 

Se trata de pagos cotidianos que realizan los transportistas en sus trayectos y que no tienen comprobantes fiscales como operaciones de descarga, mantenimiento, seguridad, alimentos, reparaciones en el camino, ‘mordidas’ a autoridades, entre otros.

De acuerdo con representantes del sector, esta nueva medida está mandado ala quiebra a miles de transportistas, ya que quitarlo o limitarlo eleva el gravamen que no permite cumplir con el pago del impuesto.

“El gasto ciego como estímulo administrativo ha estado vigente, quitarlo lleva a dos cosas: incrementar el costo del flete, o ser parte de los millones de desempleados”, aseguró la a Confederación Nacional de Transportistas Mexicanos, A.C. (CONATRAM), en una carta enviada al presidente Andrés Manuel López Obrador.

Entre los diferentes ‘servicios’ de los que no obtienen facturas, se encuentran las famosas ‘mordidas’ a policías municipales, estatales y federales, así como a jueces y ministerios públicos, los cuales forman parte de los gastos ciegos del sector que ahora se ven limitados por esta disposición.

Empresas medianas y grandes son las más afectadas

Al colocarse un “nuevo tope”, se deja con un rango de acción muy corto a las empresas, ya que, según los cálculos correspondientes, cualquier compañíaque facture más de 12.5 millones durante el año, deberá apegarse al tope del millón de pesos y no al 8% de sus gastos.

“No afecta al Hombre Camión, pero aquellas empresas con más de 5 unidades ven reducidas sus capacidades para comprobar ingresos. Mientras más unidades tienes, más gastos sin comprobantes hay, sin duda es un cambio relevante a una facilidad histórica”, precisó Orlando Reta, fiscalista deCONATRAM.

Un transportista, quien prefirió omitir su nombre y se ha visto severamente afectado, aseveró que el gobierno pretende hacer las empresas más pequeñas y tener menos unidades, lo cual es muy grave para el desarrollo del sector.

Cabe señalar que las compañías que facturen un monto superior a los 300 mdpanuales, perderán el estímulo de acreditar el 50% del gasto total en peaje que se lleva a cabo vía electrónica, contra el Impuesto Sobre la Renta.

Transportistas se amparan contra la medida

El pasado 4 de mayo, el Juzgado Primero de Distrito en Materia Administrativa en el Estado de Nuevo León concedió la primera suspensión a un grupo de transportistas que se ampararon en contra de la resolución.

Asesorados por COEL Abogados & COEF Contadores, los efectos de esta suspensión permitirán a los transportistas amparados seguir aplicando su deducción ciega durante el 2021 sin el límite del millón de pesos.

Es decir, seguirán tal y como lo hacían en ejercicios anteriores, con el propósito de proteger la rentabilidad de sus negocios y no se les arroje un Impuesto Sobre la Renta desmedido.

Con este precedente judicial, se estima que a lo largo del país continúe la interposición de amparos.

Artículos relacionados

PUBLICA AQUI

Back to top button