‘Mordidas’ no se facturan. Tope fiscal mandaría a la quiebra a empresas de transporte

El pasado 22 de marzo, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público a través del Servicio de Administración Tributaria (SAT), publicó en formato de versión anticipada, la Resolución de Facilidades Administrativas para el Ejercicio 2021.

El documento contiene los apoyos al sector del autotransporte, que siguen contemplando facilidades como la retención menor a operadores del 7.5%, y el pago en efectivo de hasta el 15% en el consumo de combustible.

No obstante, también anunció una novedad con respecto al Gasto Ciego, que permite deducir algunos de los gastos en carreteras del operador y que no son contabilizables mediante un comprobante fiscal.

Para este Ejercicio Fiscal la autoridad lo limita, ya que es sólo aplicable al 8% y con un tope de 1,000,000 de pesos.

“Es cierto que no desaparece, pero se reduce de manera significativa, no afecta al Hombre Camión, pero aquellas empresas con más de cinco unidades ven reducidas sus capacidades para comprobar ingresos”, precisó Orlando Reta, fiscalista de la Confederación Nacional de Transportistas Mexicanos, CONATRAM.

Durante la Junta de Consejo de este organismo, Reta aseguró que entre más unidades se tenga, más gastos sin comprobantes existen y sin duda esto es un cambio relevante a una facilidad histórica.

‘Mordidas’ no se pueden facturar

Al respecto, el Ing. Salomón Dip Leos, vicepresidente Nacional de CONATRAM, destacó la importancia de la modificación de este gasto, y explicó que muchas empresas utilizaban este tipo de facilidad para comprobar maniobras, guías o pagos de reparación.

A la par, entre los diferentes “servicios” de los que no obtienen facturas, se encuentran las famosas ‘mordidas’ a policías municipales, estatales y federales, así como a jueces y ministerios públicos, los cuales forman parte de los gastos ciegos del sector, que ahora se verán limitados por esta disposición.

Al establecer un nuevo tope fiscal, se deja un rango de acción muy corto a las empresas ya que, según los cálculos correspondientes, cualquier empresa que facture más de 12.5 millones durante el año, deberá apegarse al tope del millón de pesos y no al 8% de sus gastos.

Por su parte, el Lic. Salvador González, delegado de Zacatecas, hizo patente su desesperación, al asegurar que la modificación fiscal afectará gravemente las finanzas de muchas empresas, asimismo, declaró, “estamos peor que nunca, todos los cambios vienen en nuestra contra”.

A lo anterior habría que sumarle los robos a la mercancía y unidades que padecen los transportistas, el boteo en casetas de peaje o retenes como el de Sonora con los yaquis.

Mandan carta al presidente López Obrador

Ante la situación, Elías Dip Ramé, líder de Conatram, mandó una carta al Presidente Andrés Manuel López Obrador para que lo reciba y le explique el daño que provocará esta nueva disposición fiscal.

Según reporta el periódico Reforma, la carta establece que, con esta nueva medida, se elevará el valor del flete y propiciaría una mayor inflación, por lo que se le solicita que la disposición que pretende el SAT no se aplique al transporte.

“Presidente por eso el estímulo administrativo ha estado vigente, quitándolo es llevar a la quiebra al transportista, causándole un gravamen que no podrá cumplir de impuestos”, se lee en la misiva.

Al respecto, el Diputado Federal Javier Borrego y el Lic. Gustavo Guzmán, secretario de CONATRAM, están impulsando un estímulo específico para el autotransporte.

Ante ello, solicitaron a los delegados de la organización elaborar una postura que evidencie cómo éste cambio afectaría sus operaciones, para así, poder elevar sus peticiones a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Artículos relacionados

PUBLICA AQUI

Back to top button