CombustibleÚltimas noticias

¿Miedo? Mas gasolineras no se dejan verificar por la nueva NOM-005

La entrada en vigor de la nueva NOM-005 ha puesto en alerta a cientos de gasolineras en el país, quienes no han actualizado sus equipos de suministro de combustible.

De acuerdo con el Procurador Federal del Consumidor, Ricardo Sheffield Padilla, del 16 al 22 de octubre se efectuaron 176 visitas a estaciones de servicio (denunciadas a través de la app Litro por Litro), de las cuales 6 se negaron a ser verificadas.

“Ahora con la entrada en vigor de la NOM-005 para gasolineras ha crecido mucho el número de las que no se dejan verificar, muy probablemente porque con el cambio de la Norma no están actualizadas”, señaló Sheffield Padilla, durante la conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Las gasolineras señaladas pertenecen a Querétaro, Guanajuato, Nuevo León y Tabasco. El titular de Profeco, aseguró que los verificadores volverán a visitar los centros junto con la Comisión Reguladora de Energía (CRE) y la Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente (ASEA), además de la Guardia Nacional.

No obstante, el ex empleado de una gasolinera en la CDMX nos aseguró que algunos centros de servicio reciben el ‘pitazo’ antes de ser evaluados, por lo que optan por cerrar temporalmente sus instalaciones o a negarse a ser verificados.

¿En qué consiste la NOM-005?

El pasado 8 de octubre entró en vigor los cambios a la Norma Oficial Mexicana NOM-005-SCFI-2017, cuya finalidad es que todas las gasolineras del país cuenten con dispensarios nuevos o actualizados para tener certeza de que el volumen de diésel o gasolina despachado sea completo.

La Profeco contará con instrumentos que le permitirán obtener evidencia que sustente las denuncias penales, ya que los dispositivos deberán registrar ajustes o “alteraciones” al sistema de medición o despacho de combustible, cambio de precios, accesos al sistema electrónico, (particularmente la apertura de puertas) y al modo de programación.

Con la entrada en vigor de la NOM-005, Profeco espera imponer multas superiores a los 600 mil pesos, además del cierre de gasolineras.

A pesar de la Norma, los ‘rastrillos’ continúan

Sheffield Padilla mencionó que durante una verificación hecha el 16 de octubre en la gasolinera con permiso PL/4459/EXP/ES/2015, en Tepeji del Río, Hidalgo, se detectaron “alteradores” que generar un faltante de hasta 1.057 mililitros por cada 20 litros despachados.

Sin embargo, testimonios de operadores en Querétaro e Hidalgo refieren que, por cada litro despachado en centros de servicio, el faltante es de casi 200 mililitros (4,000 mililitros por cada 20 litros despachados).

Al respecto, el ex trabajador del centro de servicio indicó que las revisiones son cada vez más recurrentes, por lo que los ´métodos’ para suministrar menos litros han ido cambiando.

“Ahora lo que hacen ahí adentro es colocar el ‘rastrillo’ en el pulsador de la bomba y ya no en la tarjeta madre como antes”, refirió.

Así es un operativo de Profeco en las gasolineras

La dependencia verificó 6,268 gasolineras en primeros ocho meses de este año. Los pasos que efectúa durante las visitas son:

1. Pocos minutos antes de acudir a la cita, el Jefe de la brigada conformada por tres elementos reciben la orden de verificación que les indica la ubicación de la gasolinera que deben visitar, esto con el fin de evitar fugas de información.

2. Ya en la gasolinera, los elementos de Profeco presentan la orden de verificación al responsable del centro de servicio y se le solicita que nombre a dos testigos parta que lo acompañen durante todo el proceso de verificación.

3. Posteriormente se realiza una inspección visual de la bomba despachadora, donde se checa que tenga el precio de combustible correcto y los hologramas de verificación vigentes. A la par, se solicita al responsable que les muestre el documento que certifica que la bomba cumple con la normatividad vigente.

4. Luego se hace la verificación volumétrica, donde se comprueba si la bomba despacha litros completos, esto se hace con recipientes especiales, también conocidos como jarras, los cuales tienen una escala graduada (se realiza tres veces por cada una de las 3 velocidades de la manguera).

5. Más adelante se verifica el sistema electrónico a través de la apertura del módulo del dispensario para comprobar que el software cumple con las especificaciones de la aprobación del modelo. Se toman fotografías que se envían por Internet a las oficinas de Profeco para que sean cotejadas y los resultados se regresan en unos cuantos minutos.

6.Luego se extrae la memoria del módulo electrónico y se coloca en un lector que está conectado a una computadora, ahí se observa la firma electrónica y se checa que no haya sido alterada.

Si al terminar la revisión existen irregularidades, los verificadores proceden a inmovilizar la o las bombas correspondientes, y se elabora un acta con los problemas encontrados.

Link:

Artículos relacionados

Publica aquí

Back to top button