Manzanillo a tope con llegada masiva de contenedores de Asia

La recepción de contenedores provenientes de Asia alcanza en el Puerto de Manzanillo niveles no vistos en la última década y rebasa la capacidad de las empresas cargueras que desalojan la carga y la distribuyen a su destino final en distintos puntos del país.

Manzanillo es de por sí el principal puerto en la recepción de mercancías procedentes de las fábricas asiáticas, pero el año pasado la llegada de contenedores (TEUs) se disparó a 2.9 millones, el equivalente a 45% de los 6.5 millones recibidos en total en el país, dijo Héctor Ayala, gerente intermodal de Ferromex, resultado de la inestabilidad de la oferta y la demanda de artículos importados provocada por la pandemia.

En 2019 el puerto recibió poco más de 1.5 millones de TEUs con carga importada, de acuerdo con datos de la Secretarías de Comunicaciones y Transportes (SCT), mientras que solo entre enero y febrero de este 2021 operó casi 282 mil contenedores, 11.6% más que en ese mismo bimestre de 2020, antes del golpe de la pandemia, y rompiendo récords en cada uno de esos meses.

“Son récords que desde hace al menos 10 años no se veían en términos de volumen de contenedores en Manzanillo, es una situación totalmente atípica”, señaló Ayala, de Ferromex, una empresa de Grupo México que traslada en sus trenes a las grandes ciudades del país el equivalente a 20% de la carga total que llega a Manzanillo, unos 330 mil TEUs al año.

La producción industrial en los países asiáticos se vio mermada al inicio de la pandemia, pero en el momento en que se reanudó la actividad, los puertos abrieron y reiniciaron los viajes marítimos se produjo un flujo de contenedores mayor al usual, recalcó Ayala.

En preparación para el año nuevo chino, los inventarios en enero de 2020 estaban rebosantes para cubrir las dos o tres semanas que duran los festejos, lo que explica que, al surgir el coronavirus y cerrar China actividades en febrero, la afectación en la llegada de mercancías a México apenas fue perceptible en marzo. “Experimentamos algunos contratiempos de proveeduría, de ciertos proveedores asiáticos”, explicó Luis Aguirre Lang, presidente de Index, el organismo que agrupa a la industria maquiladora de exportación, con presencia en 26 estados del país.

Cuando México decretó que solo las actividades esenciales seguirían abiertas a partir de abril, Asia ya se estaba recuperando del golpe de la crisis sanitaria, por lo que todas las órdenes de compra que se habían hecho en México desde febrero y marzo empezaron a llegar en abril y mayo, pues no hubo forma de cancelarlas a tiempo, lo que explica la importante entrada de materiales al país en esos meses, pese a que las exportaciones llevaban dos meses detenidas. “Yo no recuerdo haber visto eso nunca. Ni siquiera con el H1N1”, apuntó Aguirre Lang.

Se estima que lo que comenzó como efecto de la coyuntura sanitaria se convertirá en tendencia, y que el número de contenedores recibidos en Manzanillo puede romper la barrera de los 3.8 millones este 2021.

Inversiones en Manzanillo

Para beneficiarse de ese flujo creciente de carga que llega a Manzanillo, autoridades federales han hecho inversiones en el piuerto para para ampliar la capacidad de maniobra, y empresas ferroviarias planean hacer un desalojo más amplio y rápido de la carga, pues por ahora se encuentran rebasadas.

Ferromex y sus clientes, las compañías navieras y agencias aduanales, e incluso las autoridades de Administración Portuaria Integral (API) Manzanillo, pronostican que los altos volúmenes operados por el puerto serán la constante de ahora en adelante, aseguró Ayala.

El embudo o cuello de botella está es en el desalojo de la carga que recibe el puerto, pues las terminales recibieron inversiones recientes con las que ampliaron los terrenos de maniobra, adquirieron equipos para atender a los buques una vez que atracan y descargar de la carga, y habilitaron más accesos ferroviarios.

Hoy (los contenedores) están en el piso del puerto, esperando a ser desalojados por el autotransporte o el ferrocarril. El área de oportunidad está en el desalojo de contenedores”, apuntó Ayala.

En el arranque de este año, el inventario diario de contenedores que Ferromex debía movilizar al día siguiente pasó de un promedio de 350 a 400 contenedores a mil 400 contenedores, y en el caso del autotransporte pasa algo similar, añadió el directivo de Ferromex, compañía que se propone invertir 400 millones de pesos para elevar su cuota de 20% de la carga que desplaza en Manzanillo a 45%, el equivalente a 720 mil TEUs.

“Eso nos reta a Grupo México Transportes a tener los recursos y hacer los esfuerzos necesarios para atender esta demanda de volumen que está materializada en el puerto, y estamos apostando a que sea un flujo constante el que tengamos que movilizar”.

Cerca de 60% de la carga que Ferromex desaloja de Manzanillo son productos de consumo no alimenticio, es decir, carga de todo tipo que llega tanto a los anaqueles de las tiendas de autoservicios y conveniencia del país, y que cambia de acuerdo con las temporadas, como fiestas decembrinas, día de muertos y Halloween y vacaciones de verano.

Loa trenes de Grupo México también desplazan de ese puerto insumos para la industria de la madera, acero, cerámica, construcción.

Antes de este aumento en la carga detonado por la pandemia, Ferromex atendía Manzanillo con un tren diario para desplazar 310 contenedores; a finales de enero agregó otro tren con la misma capacidad y que conecta con la Ciudad de México, Guadalajara y Monterrey, y a más tardar en septiembre prevé agregar el tercero, con lo que podría desplazar un total de 900 TEUs.

Ferromex quiere con su inversión duplicar en el corto plazo la fuerza en términos de unidades de arrastre y plataformas ferroviarias que hoy están al servicio de los corredores intermodales, y que entre el año pasado y éste 2021 duplicó a mil 800 plataformas.

Ayala asegura que además de invertir en locomotoras y en la apertura de canales en los corredores para los movimientos de tránsito, desde que los trenes salen del puerto hasta que llegan a sus destinos finales en las terminales intermodales.

También se propone que, en una segunda etapa, empezar a movilizar productos de grado alimenticio.

El gobierno federal también puso el ojo en Manzanillo, como muestra el anuncio hecho por el Presidente Andrés Manuel López Obrador el 10 de enero pasado de elaborar un plan integral de desarrollo del puerto, que incluye vialidades para mejorar la conectividad y la circulación urbana.

Las autoridades están respondiendo también al incremento de la demanda en Manzanillo, que es prioridad nacional, mientras que para Grupo México es el principal hub de recepción de carga proveniente de Asia, concluye Ayala.

Artículos relacionados

PUBLICA AQUI

Back to top button