‘Los caballeros del camino’. Esta es la historia de la Policía Federal de Caminos (hoy Guardia Nacional)

 

Tras la Revolución Mexicana, la red carretera en el país quedó prácticamente destruida. Ante ello, el presidente Plutarco Elías Calles creó la Comisión Nacional de Caminos en 1925, la cual favoreció el inicio de lo que sería una amplia Red Carretera Nacional.

Pero ¿quién la iba a cuidar? Para resolver este aspecto, el presidente Calles estableció el 1 de junio de 1928 el primer cuerpo o escuadrón de Agentes Vigilantes.

De acuerdo con el mirador de la SCT, el escuadrón estaba integrado a la Oficina de Tránsito en los Caminos Federales del Departamento de Caminos y Puentes, adscrito éste último a la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas (SCOP) encabezada por don Ramón Ross (1926-1928).

Los caballeros del camino, surgimiento y apogeo

Apenas eran 24 elementos los que conformaron el primer escuadrón de lo que poco después sería la Policía Federal de Caminos.

Los hombres usaron motocicletas marca “Indian”, traídas de los Estados Unidos, las cuales fueron empleadas para realizar la labor de estos vigilantes que no solo consistía en cuidar los caminos sino los monumentos, puentes y alcantarillas.

En el mes de febrero de 1931, el cuerpo de Agentes Vigilantes se transformó en la Policía Federal de Caminos por acuerdo del presidente de México en turno General Abelardo L. Rodríguez.

Sus integrantes dejaron de pertenecer a la Comisión Nacional de Caminos y pasaron a depender de la Oficina de Comunicaciones Terrestres de la SCOP. Los primeros destacamentos estaban conformados por tres o cuatro elementos y los más grandes poseían hasta 20.

Durante el gobierno del General Lázaro Cárdenas, la Policía Federal de Caminos pasó a formar parte de la Primera Reserva como milicia auxiliar del Ejército Mexicano. Poco después recobró su estatus civil y se reincorporó a la SCOP.

Años después, debido al un mayor movimiento de autotransporte en el país por la construcción de nuevas carreteras, la Policía Federal de Caminos prestó un servicio muy importante al cubrir una ruta de 10 mil kilómetros de carreteras.

Cabe mencionar que sus integrantes fueron conocidos por su integridad y gentileza como los “caballeros del camino, y se les dotó de motocicletas y coche-patrullas.

¿Cómo eran sus uniformes?

Uniforme Policía federal de Caminos

Muchos mexicanos que recuerdan al menos uno de los varios uniformes que portaron los miembros de esta policía.

Quienes iban a bordo de su motocicleta vestían chamarras cortas o chaquetines color caqui y corbatas oscuras; camisas y pantalones de montar de gabardina color beige; botas altas y negras y su respectivo casco o gorra beige con las siglas SCOP.

Las patrullas en blanco y negro portaban en sus puertas delanteras el escudo de la institución y debajo las letras SCOP; una sirena tenía lugar en el extremo izquierdo del cofre.

 

Sabías que…

Pedro Infante y Luis Aguilar protagonizaron en 1951 la película ‘A Toda Máquina’ donde interpretan a un par de policías de tránsito, que se lucían en actos acrobáticos montados en sus máquinas de acero.

Eran tanto el respeto que emanaban, que se creó la Escuela Profesional de Capacitación en 1953, cuyo propósito era formar oficiales con un gran espíritu de lealtad, honestidad y disciplina.

Su caída

Los años 90s vieron el ocaso de la Policía Federal de Caminos. En 1991 asumió nuevas funciones: el cuidado de todos los puertos, playas, lagos, presas, ríos, siendo nombrada Policía Federal de Caminos y Puertos. Dos años después, a fines de 1993, volvió a sus funciones habituales.

La Policía Federal de Caminos desapareció en 1999 al servir de base para la creación de la Policía Federal Preventiva, misma que una década después (2009) se convertiría en la Policía Federal dependiente de la Secretaría de Gobernación.

En total, la Policía Federal de Caminos logró formar 46 generaciones.

 

 

 

 

Artículos relacionados

PUBLICA AQUI

Back to top button