Las conversiones de los vehículos a gas natural, una opción ecológica

El continuo incremento al precio de los hidrocarburos tradicionales como la gasolina y el diésel ha llevado a los usuarios de vehículos y dueños de flotillas a buscar alternativas más económicas, pero también, amigables con el medio ambiente.

Datos del El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) muestran que de enero del 2016 a noviembre del 2018   se han vendido más de 30 mil vehículos híbridos y eléctricos en toda la República Mexicana.

Por su parte, la Asociación Mexicana de Gas Natural Vehicular (AMGNV) estima que en nuestro país ya circulan más de 15 mil vehículos automotores convertidos a GNV.

Lo que detiene a los usuarios a adquirir o convertir más vehículos a energías verdes es la falta de infraestructura pública de carga.

Cifras de la Agencia Internacional de Energía (de la que México forma parte desde 2018) muestran que en nuestro país sólo hay mil 528 estaciones de carga eléctrica de acceso público, mientras que para el GNV existen menos de 60, contra las más de 11 mil gasolineras que existen.

 

Si bien por el momento el parque vehicular eléctrico es mayor, la perspectiva a futuro es que el GNV lo supere, ya que convertir un automóvil es accesible y los talleres cuentan con planes de financiamiento, los autos eléctricos por su parte tardan mucho en cargarse y deben venir de fabricación, mientras que los vehículos a gas el tiempo de llenado es casi el mismo que la gasolina.

El gas natural puede usarse en todo tipo de transporte, pesado incluso, como camiones dando la misma autonomía que los combustibles tradicionales, mientras que la electricidad por ahora es más para autos.

El gas natural usado como combustible vehicular, además de ser accesible económicamente y ayudar a contrarrestar el desabasto de combustibles tradicionales, es ecológico y no permite tomas clandestinas debido a la presión a la que se encuentra en los ductos. El gas natural, además, es un combustible seguro que no puede generar grandes explosiones ya que al contacto con el aire se dispersa.

El principal objetivo de este tipo de vehículos es ayudar a descontaminar el aire de las principales Ciudades, además de implicar enormes beneficios en la salud reflejados en disminución de la morbilidad y mortalidad y sus consecuentes efectos en el aumento de bienestar y de productividad de la población. Siguiendo la experiencia internacional una solución muy ventajosa desde el punto de vista social, es incentivar la incorporación del gas natural vehicular en los camiones, taxis y también flotillas que circulan por México, debido al significativo aporte a la reducción de la contaminación que es posible lograr mediante el uso del GNV.

Te puedes interesar

Clausuran 16 corralones por cobros excesivos

La Secretaría de Movilidad del estado de México anunció que fueron clausurados 16 de los …