Inician construcción de vía de acceso a Aeropuerto de Santa Lucía

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) ya inició el proceso de construcción del acceso principal hacia el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA), llamado vialidad libre de peaje Tonanitla, que requerirá de una inversión total de 1,950 millones de pesos y tendrá una extensión de 10.5 km.

Este jueves, la dependencia recibió cuatro propuestas para elaborar su proyecto constructivo, incluyendo estructuras, de empresas a las que invitó directamente.

Scala, Supervisión, Consultoría, Asesoría y Laboratorio entregó una oferta de 1.2 millones de pesos, Ingeniería Vial y Transporte de 1.3 millones de pesos, Ficamsa Ingeniería de 2.1 millones de pesos y Caxcan de 2.9 millones de pesos. El fallo del concurso se dará a conocer el 27 de mayo y la firma ganadora deberá concluir sus tareas a más tardar en 120 días hábiles.

A pesar de que la SCT está a cargo de todos los accesos terrestres al nuevo aeropuerto, incluida la extensión del Tren Suburbano, en el caso de las vialidades los recursos no provendrán de presupuesto público sino de la monetización que puede hacer el Fondo Nacional de Infraestructura (Fonadin), en la concesión Golfo-Centro que tiene concesionada y que incluye la autopista México-Pachuca.

Ante la falta de recursos públicos, el gobierno federa optó por renovar dicha concesión para que el fondo pueda atraer recursos privados y financiar con poco más de 9,000 millones de pesos todas las vialidades necesarias, entre ellas un viaducto de 13 km, la modernización del entronque San Jerónimo, un entronque para la zona de carga y el entronque de la carretera México-Pachuca (de donde partirá la vialidad Tonanitla y tendrá 10 carriles) la cual requerirá la mayor inversión: 4,200 millones de pesos.

“Estamos financiado las obras con activos que están en poder del propio gobierno y anteriormente no se habían considerado, es un esquema ideal”, comentó una persona vinculada con el paquete de obras referido.

Primeros pasos de Tonanitla

De acuerdo con la planeación de la SCT, tiene previsto terminar la nueva vialidad en febrero del 2022, por lo que los trabajos de consultoría que está licitando son fundamentales, a lo que se debe sumar que no se cuenta con personal para hacerlos internamente.

Entre los materiales que debe entregar la empresa ganadora está la memoria técnica del estudio, donde se detallen aspectos de: morfología, hidrología, climatología y drenaje, entre otros, de los 10.5 km de extensión de la vialidad.

Artículos relacionados

Publica aquí

Back to top button