Grandes empresas de transporte ‘acechan’ a las pequeñas; crecieron 30% más

De las más de 140,000 empresas de autotransporte de carga registradas en México, el 81.2% son micro y pequeñas empresas (hombre-camión), las cuales poseen entre 1 y 5 camiones en su flotilla.

Si bien después de la desregularización en 1989, las empresas micro y pequeñas proliferaron en nuestro país durante los años noventa y principios de los 2000, las grandes compañías (aquellas con más de 100 unidades) han registrado una mayor tasa de crecimiento en los últimos 10 años.

De 2009 a 2019, el número de empresas grandes de transporte creció 96%, al pasar de 582 a 1,146, mientras que las pequeñas sólo aumentaron 66% en el mismo lapso. Es decir, las grandes compañías transportistas crecieron 30% más que las PYMES en 10 años.

En lo que respecta al parque vehicular, las grandes empresas son las que más unidades acumularon en la última década (un crecimiento de 126.3%), contra los 68% y 58% que registraron las pequeñas y micro compañías.

De acuerdo con Elías Jiménez Sánchez, investigador del Instituto Mexicano del Transporte, IMT, esta reinvención de las empresas grandes se debe, mayoritariamente, a que los clientes cada vez se muestran más reacios a aceptar el tema de la informalidad.

“Hoy en día el Sistema Tributario Nacional ya tiene mucho más control a través de los sistemas informáticos de todos aquellos flujos y movimientos que se hacen en la industria del transporte”, sentenció.

Micro y pequeñas empresas tienen un promedio de vida de 8 años

De acuerdo con especialistas, el mercado se está reconvirtiendo y los clientes exigen paulatinamente comprobantes fiscales con la finalidad de deducir impuestos o para tener una contabilidad más formal.

De esta manera, diversos clientes están prefiriendo a empresas grandes más organizadas, con mayores recursos técnicos y con mejor servicio, en detrimento de los pequeños empresarios.

De acuerdo con estimaciones de los propios transportistas, las micro y pequeñas empresas tienden a desaparecer generalmente en un promedio de 8 años. 

“Esto es muy real, puesto que muchas de estas empresas no poseen el capital, la tecnología o capacitación necesaria para lograr la sustentabilidad”, afirmó Elías Jiménez, durante su participación en el webinar “Desarrollo y estado actual del autotransporte de carga en México”, organizado por la Universidad Tecnológica de Ciudad Juárez.

Otro tema que afecta la competitividad de los ‘hombre-camión’ es el de las tarifas. Según asociaciones transportistas, debido a los elevados costos de peaje, la inseguridad y la sobreregulación en las carreteras del país, entre 20 y 25% de las plazas de hombre-camión se han perdido durante los últimos años.

Ante ello, el reto de los pequeños empresarios se orienta a la profesionalización en su sector, además de trabajar de la mano con compañías transportistas grandes que puedan proveerles de diversas cargas y así mantenerse permanentemente en operación.

Artículos relacionados

Publica aquí

Back to top button