Gasolineras en carreteras, las que menos ‘litros de a litro’ entregan

Desde hace muchos años que el término ‘litro de a litro’ no aplica en la mayoría de las gasolineras del país.

Diariamente, miles de operadores y automovilistas son despachados con litros incompletos de diésel y gasolina, esto a pesar de los esfuerzos por parte de la Procuraduría Federal del Consumidor para evitarlo.

A finales de 2020 entró en vigencia la Norma Oficial Mexicana NOM-005, la cual obliga a las gasolineras del país a contar con dispensarios nuevos o actualizados para que el volumen de gasolina despachado sea completo.

El objetivo es erradicar los dispositivos electrónicos llamados ‘rastrillos’, los cuales están en la bomba de gasolina y manipulan el suministro de combustible.

Al estar ubicado en la bomba de gasolina, se altera el software para conectar artificialmente diversos puntos de control de la bomba. 

De acuerdo con testimonios, por cada litro despachado existe un faltante de hasta 200 mililitros. Con ello, se estima que la entrega de gasolina es 17% menor a la solicitada por el automovilista.

‘Rastrillos’ continúan operando, sobre todo en carreteras

La realidad es que el uso de estos dispositivos está lejos de desaparecer, aunque su proliferación se presenta más en aquellas gasolineras ubicadas en las salidas de carreteras.

“Allá en la carretera Amozoc-Tezuitlán, en Acajete en Puebla, siempre te entregan menos combustible y todos lo saben, es una mafia”, asegura Óscar, transportista de un ‘sencillo’.

Lo peor, dice, es que luego el diésel o gasolina lo ofrecen más barato a unos cuantos metros de la gasolinera a la orilla de la propia carretera.

En su participación en la conferencia matutina, el procurador Federal del Consumidor, Ricardo Sheffield Padilla informó que la estación ubicada en Carretera Huehuetoca – Teoloyucan en Zumpango, Edo. de México, se negó a ser verificada, por lo que se hará una nueva visita con la Guardia Nacional.

“Regularmente a las salidas de carreteras, es dónde más hemos encontrado dispositivos para robar combustible; ojalá no estén quitándolos, pero estaremos observando muy de cerca en esta gasolinera que no se dejó verificar”, aseguró Sheffield Padilla.

Este no es el primer caso en que gasolineras localizadas en carreteras se niegan a ser verificadas. 

En la visita del 28 de agosto al 3 de septiembre pasado, la estación Chamacuero, en Carretera salida a Celaya #2, en Comonfort, Guanajuato, no permitió la colocación de sellos de inmovilización.

En cuanto al precio promedio a nivel nacional, del 1 de febrero al 31 de diciembre del 2020, el Diésel pasó de $21.34 a $19.43.

Artículos relacionados

Publica aquí

Back to top button