Autotransporte de cargaCargaLogísticaÚltimas noticias

Estas malas prácticas en logística elevan 70% los costos a transportistas

En tiempos de Covid-19 (y de hecho en cualquier época), las malas prácticas en temas de logística pueden generar severas pérdidas económicas a las empresas de autotransporte de carga.

Hay que recordar que el transporte y los costos logísticos representan entre 35 y 50% de los gastos totales en la cadena de suministro, de acuerdo con el Instituto Mexicano del Transporte, IMT.

Impactos en la imagen y reputación de la empresa, sobrecostos, pérdidas de productividad y retraso en el flujo de efectivo son solo algunas de las consecuencias de llevar a cabo una mala planeación en la cadena logística. Algunas de las prácticas más recurrentes son:

-Descoordinación entre cliente, proveedor y transportista

Una logística no integrada provoca errores de comunicación, falla en las entregas, citas erróneas y falta de datos o información completa.

En esta política descoordinada, los beneficios económicos del comprador son dos veces superiores a los que puede lograr el proveedor, y éste a su vez consigue beneficios dos veces superiores a las del transportista.

“Aquí el cliente puede establecer las cantidades a ordenar y los periodos de entrega. Esto impone al proveedor costos que le generan sobreprecios, el cliente incluso llega definir el precio del producto”, sostiene José Elías Jiménez, miembro de la Coordinación de Transporte Integrado y Logística del IMT.

Bajo una política logística parcial o totalmente coordinada, los beneficios financieros se incrementan en 70% para todos los actores de la cadena.

-Tarifas impuestas por clientes

El cliente establece su tarifa y las condiciones del servicio. Muchas veces, el transportista acepta con tal de ganar el servicio, sin evaluar si la tarifa está por debajo de sus costos de operación.

-Pagos a 30, 60 o 90 días

Esto descapitaliza al transportista porque prácticamente está financiando con sus recursos a los clientes, por ejemplo, en la compra de materiales.

-Tiempos de espera altos en carga y descarga

¿Cuántas veces hacen esperar a los operadores en los centros de descarga? Esto provoca impactos financieros graves, ya que el operador está dejando de dar más servicios y está perdiendo dinero. Al acumularse menos viajes al año, se generan altos costos fijos (ingresos mensuales, por ejemplo).

-Camiones utilizados como almacén 

Esto tiene un costo financiero, ya que no se están generando ingresos. Los vehículos cada hora están presentando una depreciación.

-Pésima planeación y coordinación de embarques 

Da como resultado una proliferación de transportistas, más vehículos y esto implica la subutilización por la falta de carga real. El parque vehicular este creciendo al 6%, mientras que la carga está al 2%. Es importante integrar el transporte a la planificación de los embarques de las empresas.

-Corrupción

A la par de estas prácticas, la sobrerregulación y la inseguridad también representan pérdidas a los transportistas. No obstante, la corrupción tiene un impacto financiero al transportista que muchas veces no se considera en los gastos (las famosas ‘mordidas’ por no tener la documentación en regla).

Alternativa

Los transportistas deben llevar un control absoluto de las finanzas de la empresa bajo 4 puntos básicos: inversiones, financiación, gastos operativos y ventas.

“Normalmente los estados financieros de empresas de transporte no tienen información para actualizar la tarifa e incluir los costos indirectos. Saber estos gastos permite asignar cuánto irá a cada viaje, además de temas de depreciación, financiamiento, agua, luz, etc.”, indica Elías Jiménez, del IMT.

Para ello, se deben utilizar herramientas y análisis para el control de las finanzas

(en la actualidad existen software como ‘Mi tarifa justa’), las cuales permiten hacer una estructura detallada del costo logístico y hacer evaluaciones estratégicas.

Artículos relacionados

Publica aquí

Back to top button
Close
Close