AutobusesInseguridadPasajerosÚltimas noticias

En promedio, 9 autobuses de pasajeros son apedreados diariamente en México

“Yo venía dormida y de repente empecé a escuchar cómo las piedras rompían las ventanas, lo único que hice fue echarme al suelo”.

Este es el testimonio de una turista quien, en 2019, fue víctima de la delincuencia a bordo de un autobús foráneo en el municipio de Cosío en Aguascalientes.

Por desgracia, el apedreamiento de autobuses de pasajeros es una práctica sumamente común en nuestro país y la cual ha ido aumentando durante los últimos años.

De acuerdo con cifras de la Cámara Nacional del Autotransporte de Pasaje y Turismo (CANAPAT), en 2016 se presentaron 2,830 apedreamientos contra autobuses de pasajeros en puentes y caminos del país.

Esta cifra se incrementó en 2017 (3,155), mientras que en 2018 llegó a 3,324, es decir 9 autobuses apedreados en promedio diariamente.

Estado de México, Guanajuato y Jalisco fueron las entidades donde se presentó más este delito en 2019.

Los tramos más peligrosos son:

1. Tulancingo a México

2. Querétaro a México

3. Pachuca a México

4. México-Acapulco

5. México a Tulancingo

6. Tepic a Guadalajara

7. Tampico a Poza Rica

8. Zapotlanejo a Guadalajara

9. México a Querétaro

10. Mexicali a Tijuana

A la par, se tiene registro de lanzamiento de piedras en la México-Toluca, en Michoacán y en Zacatecas.

Acorde con José Alfonso Díaz Durán, Delegado en Jalisco, los indicadores de este delito han disminuido durante la pandemia, sin embargo, han identificado su presencia en tramos estatales y municipales, principalmente en las entradas de las Áreas Metropolitanas.

Así es el modus operandi del apedreamiento a los autobuses

“Es muy lamentable esta situación, no sé qué pretenden a veces las personas que hacen este tipo de acciones, creo que no miden las consecuencias que pueden tener el apedreamiento”, sostiene Jaime Padilla Llaguno, gerente general de Transportes Turísticos del Bajío.

En declaraciones publicadas por la Canapat, Padilla aseguró desconocer la causa del crecimiento esta práctica, pero reiteró que lanzar piedras a las unidades pueden poner en peligro la vida tanto de los pasajeros como la del operador.

Especialistas señalan que este tipo de actos son usados como un modus operandi para asaltar a los autobuses, obligarlos a que se detengan y abordarlos.

Generalmente, estas prácticas son perpetuados por jóvenes desde puentes peatonales, la mayoría pertenecientes a comunidades cercanas.

“La mayoría de las veces son menores de edad, ya no sólo es una vagancia que ahí queda, sino que causa daños serios y lesiones a los pasajeros”, indicó José Alfonso Díaz Durán, Delegado en Jalisco.

Otra modalidad similar es colocar piedras sobre la carretera para obligar a los autobuses a detenerse.

El tema ya se ha tocado con la Guardia Nacional, por lo que se espera que exista una mayor vigilancia en los tramos con mayor índice de este delito, además de la colación de mallas ciclónicas que obstaculicen su propagación.

Artículos relacionados

PUBLICA AQUÍ!

Back to top button