El futuro nos alcanza. La mitad de camiones vendidos en 2030 podrían ser eléctricos

El uso de vehículos eléctricos ha crecido exponencialmente en todo el mundo hasta alcanzar más de 5 millones de unidades desde 2015.

En el caso del transporte pesado, diferentes marcas han puesto manos a la obra para el desarrollo de esta tecnología buscando satisfacer una amplia variedad de necesidades que requiere esta industria.

“Cada vez más empresas de transporte se están dando cuenta de que necesitan comenzar a usar la energía eléctrica de inmediato, tanto por el medio ambiente como por razones competitivas, porque los clientes les exigen un transporte sostenible”, afirma Roger Alm, presidente de Volvo Trucks.

¿Existe ‘campo fértil’ para el uso de vehículos pesados eléctricos?

En la Unión Europea, casi la mitad de todos los transportes por camión podrían utilizar energía eléctrica en un futuro próximo.

Según Volvo Trucks, con la incorporación de nuevos productos con mayores capacidades de carga, transmisiones más potentes y un alcance de hasta 300 km, la oferta de vehículos eléctricos de la marca puede cubrir alrededor del 45% de todas las mercancías que se transportan en Europa en la actualidad.

Según las estadísticas de Eurostat publicadas en “Road Freight Transport by distance”, el 45 % de todas las mercancías transportadas por carretera en Europa recorrieron una distancia de menos de 300 km.

En tal escenario, el Viejo Continente es el que tiene el mayor potencial a futuro para utilizar masivamente la energía eléctrica en el transporte por camión, para posteriormente extenderse a otras partes del mundo.

Es por ello que, cada vez más, fabricantes de camiones se ponen el objetivo de que el transporte eléctrico represente al menos la mitad de sus ventas antes del año 2030.

Ventajas y desventajas de la electrificación en el autotransporte

Un estudio elaborado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), identificó que América Latina debe reducir su huella de carbono en dos toneladas métricas anuales per cápita para 2050, especialmente en los sectores de energía y transporte.

Al no existir modificaciones en las políticas actuales, las emisiones del sector transporte podrían aumentar significativamente en relación a otras industrias.

Por lo tanto, expertos urgen sobre la necesidad del uso de tecnologías amigables con el medio ambiente.

“Adicional a los beneficios globales por la reducción de emisiones de CO2, la electrificación del transporte puede contribuir a disminuir contaminantes locales”, sostiene Marcelino Madrigal, ex comisionado de la Comisión Reguladora en México y miembro del sistema nacional de investigadores en México, en un análisis publicado por BID.

A la par, se encuentran los ahorros en combustible. Se estima que el costo de cargar al 100% un camión eléctrico genera un 20% menos en relación a un camión alimentado con diésel.

Otra ventaja del transporte eléctrico es su autonomía, en algunos casos de hasta 2.000 km con una sola carga.

Sin embargo, la electrificación se enfrenta a una serie de inconvenientes como la velocidad de carga que, en varios escenarios, puede tardar más de 7 horas en la actualidad.

Además, para solventar la duración de la batería, se deben construir baterías más grandes y complejas, además de que aún no existe la suficiente infraestructura para la circulación masiva de las unidades.

Para satisfacer estas demandas tan exigentes de alta capacidad de carga y un alcance mucho mayor, algunos fabricantes tienen pensado usar celdas de combustible de hidrógeno para generar electricidad.

“Esta tecnología se está desarrollando rápidamente y nuestra intención es utilizar también la energía eléctrica en el transporte a larga distancia, empleando tanto baterías como celdas de combustible”,

La intención de la compañía es comenzar a vender camiones eléctricos de celdas de combustible en la segunda mitad de esta década.

Sin duda, la energía eléctrica será el futuro del autotransporte de carga, aunque para ello, primero deba resolver aspectos tan importantes como la creación de marcos regulatorios, incentivos fiscales y la expansión adecuada de la infraestructura de carga y operatividad.

Artículos relacionados

PUBLICA AQUI

Back to top button