Dolor y muerte. Los peores accidentes en la historia del metro de la CDMX

Por desgracia, el reciente accidente en la estación Olivos de la Línea 12 no es el primero que ocurre en el Metro de la Ciudad de México.

Fue en 1966, cuando el Gobierno Federal mexicano inició estudios formales para la constitución de las primeras líneas del Metro. 

Un año después se creó el Sistema de Transporte Colectivo (STC)-Metro. Tres meses después, en junio de 1967, comenzó la construcción del tren metropolitano.

En esta nota recordamos los peores accidentes del Metro de la CDMX en sus más de 50 años de vida.

La tragedia olvidada (1975)

El 20 de octubre de 1975 dos convoyes del Metro chocaron en la estación Viaducto de la línea 2. Hubo confusión entre la autorización para avanzar de uno de los convoys.

A las 9:40, el primer vagón del tren número 10 se estrelló contra el último vagón del tren número 08, ambos carros se elevaron, rompieron el techo del andén, y quedaron “mirando hacia el cielo”, con un recuento de por lo menos 31 muertos y 70 heridos de gravedad.

La versión oficial es que el accidente se debió a un error del conductor del tren número 10, quien supuestamente no siguió las indicaciones y purgó una pena de entre nueve y diez años, primero en la Penitenciaría de Lecumberri y luego en el Reclusorio Norte.

Si bien nunca se pudo comprobar, se habló de que el accidente había sido planeado para alertar al presidente Luis Echeverría para que obligara a la instalación de sistemas de pilotaje automático.

A raíz del accidente, el STC instaló el piloto automático en los trenes para evitar que se registrara un nuevo incidente.

“¿Por qué no está frenando?” (2015)

El 4 de mayo de ese año, dos convoys se estrellaron en la estación Oceanía de la Línea 5 del Metro de la CDMX.

A las 18:00 hrs, el tren 05 salió de la estación Terminal Aérea, pero por la intensa granizada se deslizó por la pendiente hacia la estación Oceanía donde se encontraba estacionado el tren 04.

A las 18:07, el tren 05 se impactó contra el tren 04, causando que ambos trenes se descarrilaran. En total hubo 12 heridos y, si bien no hubo muertos ese día, un trabajador del Metro murió más adelante durante las labores de maniobra de los trenes afectados.

La versión oficial es que fue un error humano, ya que el conductor del primer tren no atendió la solicitud de cambio de piloto automático a manual que se le señaló desde la estación Terminal Aérea.

Debido al incidente, el tramo de Oceanía a Terminal Aérea fue techado para evitar que en días de lluvia las vías causaran desplazamiento en los trenes.

“Salgan, el metro va a chocar” (2020)

El martes 10 de marzo, a las 23:30 hrs, dos trenes se estrellaron en la Estación Tacubaya de la Línea 1, que va de Pantitlán a Observatorio.

El tren número 33 se impactó contra el tren número 38 dirección Observatorio. El choque dejó un saldo preliminar de al menos un muerto y 41 personas lesionadas.

Según autoridades, el tren que estaba en Observatorio se deslizó por la pendiente prolongada, el conductor perdió el control y alcanzó una velocidad de 70 km por hora.

Al percatarse de ello, el conductor del tren estacionado en Tacubaya les advirtió a los pasajeros sobre el inminente choque, por lo que les pidió desalojar los vagones.

A pesar de ello, la tragedia se hizo presente.

La noche trágica que se pudo evitar (2021)

Anoche, dos vagones se salieron de la vía debido al desplome de la trabe que sostenía el paso del metro de la Línea 12. 

Hasta el cierre de esta edición, se ha confirmado la muerte de 23 personas y más de 70 heridos. El accidente ocurrió alrededor de las 10 de la noche entre las estaciones de Olivos y Tezonco.

Se dieron a conocer imágenes de las cámaras de video-vigilancia, en la cual se observa cómo la estructura elevada se rompe al paso del tren, la cual cae desde una altura de unos 20 metros.

“Se escuchó un tronido y de repente la gente se deslizó, muchos cayeron encima de mí”, dijo un sobreviviente a una entrevista de televisión.

Desde hace cuatro años, vecinos del lugar habían advertido a las autoridades sobre las grietas y daños que presentaba la estructura, a raíz del terremoto que sacudió a la CDMX en 2017.

Hace 8 años, organizaciones habían advertido sobre el desgaste del Metro

Fue en 2013 cuando la asociación El Poder del Consumidor señaló que una política integral de movilidad debería estar orientada a mejorar las condiciones de calidad operativa y de infraestructura del Sistema de Transporte Colectivo Metropolitano, mejor conocido como Metro.

La advertencia incluía un servicio más expedito, intervalos de espera más cortos, información en tiempo real, accesibilidad universal en cada una de las estaciones de la red, conexión segura entre sus líneas y con otros modos de transporte, especialmente en los Centros de Transferencia Modal.

“Si el problema es el alto costo de operación y mantenimiento del Metro, no debería seguir creciendo esta red y se debería dar un fomento decidido a otras opciones menos costosas y que no requieren subsidio”, afirmó Daniel Zamudio, coordinador de Transporte Público en El Poder del Consumidor.

Añadió que la inversión realizada para construir la Línea 12 del Metro superó los $20 mil millones de pesos, recursos suficientes para haber construido cinco líneas de Metrobús, con extensiones de 15 a 20 km y con una capacidad total para transportar 5 veces más usuarios que la Línea 12 del Metro.

Artículos relacionados

PUBLICA AQUI

Back to top button