Costos de última milla pueden representar hasta 75% del total de gastos logísticos

El Covid-19 está lejos de irse y no solamente para la salud de los mexicanos, sino también en la mente de los consumidores; por lo tanto, las compras por Internet están resolviendo sus preocupaciones.

Una importante porción de los consumidores reconoce al canal digital como el lugar “seguro” para encontrar más promociones, descuentos y variedad de opciones antes de comprar, evitando así aglomeraciones que pongan en riesgo su salud.

De acuerdo con la Asociación Mexicana de Venta Online (AMVO), el 60% de las PyMEs en México venden por Internet (un crecimiento del 94% en relación a los tiempos previos a la pandemia).

De hecho, 2 de cada 10 PyMEs comenzó a vender en línea derivado de la crisis sanitaria, donde los productos de primera necesidad eran los que generaban más interés.

Sin embargo, luego de varios meses, categorías como tecnología, moda, accesorios, belleza y cuidado personal cobraron mayor relevancia.

El tráfico de visitas sigue creciendo de manera exponencial, alcanzando 525 millones de visitantes a sitios de comercios, generando un aumento de 99% en relación con 2019.

Última milla y su importancia en los costos logísticos

La participación del autotransporte de carga en el PIB es del 3.4%, donde los costos logísticos como porcentaje del PIB representan el 12%.

Ante la explosión del comercio electrónico tras la pandemia, los costos de la logística en la última milla pueden llegar a ser desde el 13% hasta el 75% del costo total de gastos logísticos en México.

Sin embargo, la logística de última milla es una parte desconocida para las empresas, al igual que compañías logísticas que brindan un costo más accesible para enviar los productos.

No es de extrañar que uno de los mayores retos a los que se enfrentan el transporte y la logística se presente en el proceso de entrega del producto al consumidor final.

¿Cómo se pueden reducir los costos de la última milla?

El balance entre los gastos operativos y su óptima implementación puede representar resultados positivos, además de que impulsa la fidelidad de los clientes ante la buena experiencia recibida.

Por lo tanto, reducir los costos en logística de la última milla debe ser prioritario. Algunos consejos para las organizaciones son:

1. Organizar la cadena logística de manera integral

Se debe tener un itinerario diario sobre las actividades que se llevarán a cabo, ya que se logrará armar un presupuesto que se deberá respetar y cumplir.

2. Planificar rutas

Rutas óptimas y todos contentos. Si no se lleva una estrategia de planificación adecuada, se puede estar perdiendo dinero, por ejemplo, en tiempo y combustible.

3. Elegir correctamente el número y tipo de unidades

Si posee una flota de unidades pequeñas y la demanda es muy alta, los operadores requerirán hacer más recorridos para las entregas, lo que provocará menos eficiencia y mayor gasto de combustible. 

Del mismo modo, si se poseen unidades de mayor tamaño, se puede correr el riesgo de no tener el espacio o los estacionamientos suficientes.

4. Uso de la tecnología 

Gracias a los sistemas de rastreo, se mejora la efectividad de las operaciones y se reduce al máximo posible los costos del transporte terrestre.

Artículos relacionados

PUBLICA AQUI

Back to top button