Así se movía el autotransporte en México la última vez que el Atlas fue campeón

Han pasado 70 años desde que el Atlas de Guadalajara se alzó con el título de la hoy llamada Liga MX.

Fue en 1951 cuando el equipo tapatío ganó el campeonato de liga, justo en un año trascendente para el desarrollo de la industria del autotransporte de carga y de pasajeros en México.

La industria automotriz mexicana aún estaba sacudida por las repercusiones que había dejado la Segunda Guerra Mundial. Si bien ya existían plantas de vehículos, 1951 marcaba una gran oportunidad de inversión para el sector del autotransporte.

El crecimiento de la economía en México fue particularmente atractivo para los inversionistas, en una industria que había sustituido con anterioridad a los antiguos carruajes por vehículos motorizados, principalmente en el sector textil, cervecero, de hierro, acero y alimenticio.

Previamente a 1951, se empezó a gestar una política de sustitución de importaciones con el objetivo de desarrollar una industria nacional, empleando como herramienta la restricción a las importaciones.

En ese contexto, el Estado empieza a tomar un papel relevante en el desarrollo de la economía nacional que, en el caso de la industria automotriz, buscó establecer una industria nacional capaz de producir autos, camiones y autobuses para el mercado interno.

Esto obedecía a que las unidades desarrolladas con tecnología importada (de Estados Unidos o Europa), no solventaban plenamente las necesidades del mercado nacional.

La creación de DINA (1951)

Autobuses Dina

El sueño del Estado en la industria automotriz se concretó justo ese año, con la creación de la empresa paraestatal Diesel Nacional, DINA.

DINA fue establecida el 18 de julio d 1951, con aprobación del Gobierno Federal de México, a través de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, y la Secretaría de Economía.

Se trataba de una sociedad mixta de participación mayoritaria estatal e inversión de capital privado de México e Italia, aportado por la compañía Fiat.

En 1952, Diesel Nacional firma contratos de fabricación y asistencia técnica con Fiat. Su planta fue instalada en la Ciudad Fray Bernardino de Sahagún en el estado de Hidalgo.

Ese mismo año, surge la red de distribuidores DINA en el Distrito Federal, Monterrey y Puebla, bajo camiones producidos en México y con motores Fiat.

Diez años después, DINA inicia el ensamble de autobuses foráneos y la producción de camiones medianos, y aparecen los DINA Flexible, bautizados cariñosamente como los ‘jorobados’.

Estas eran las cifras del autotransporte en esos años

Dos años antes del campeonato del Atlas, se había fundado CAPUFE (Caminos y Puentes Federales) cuyas funciones eran el cuidado, mantenimiento y modernización de las carreteras y puentes del país.

En ese mismo escenario, para el año 1950 se instituyó la “sección autotransporte” dentro de la Cámara Nacional del Transporte y Comunicaciones (CNTC).

De acuerdo con cifras del Banco de México, el servicio prestado por las empresas de transporte por carretera parece haber sido mayor en 1952 que en el año anterior.

Esto se deduce de las elevadas importaciones de camiones para transporte de mercancías y de pasajeros que se efectuaron en los últimos tres años, con un total de 54,569 unidades, de las cuales el 97.5% está constituido por camiones para transporte de efectos.

El aumento en el consumo de gasolina también indicó un mayor volumen del transporte de mercancías y personas por camión y automóvil durante 1951.

En aquella época, los costos generales de operación en el sector del transporte presentaron un aumento sustancial debido al incremento de precios de equipos y refacciones y también al alza de los salarios.

Por tal razón se aprobó un aumento en las tarifas, oscilando entre 15% para el autotransporte de carga, mientras que las líneas de autobuses que no habían efectuado la elevación de pasajes lo hicieron con apoyo en la autorización concedida a tal fin en el año de 1949.

Artículos relacionados

PUBLICA AQUÍ TU COMENTARIO!

Back to top button