Volvo y Uber aliados para autos autónomos, Ford va por autos sin volantes ni pedales

Volvo y Uber se alían para competir en el desarrollo de una nueva generación de automóviles de conducción autónoma. Las dos empresas anunciaron ayer que han firmado un acuerdo por el que invertirán 300 millones de dólares en un proyecto conjunto que permitirá incorporar a los vehículos los últimos avances en tecnologías de AD (autonomus driving, conducción autónoma).

De la fabricación de los vehículos se encargará Volvo, mientras que la estadounidense Uber los adquirirá luego y les incluirá sus sistemas de asistencia para la conducción autónoma. Por lo tanto, ambas utilizarán la misma base de vehículos, aunque luego cada una pondrá en marcha su estrategia para lograr una mejor conducción, según precisa el fabricante sueco en el comunicado.

Para la fabricación de esos vehículos Volvo utilizará su innovadora plataforma modular SPA, que emplea para la producción del SUV XC90, así como de la berlina S90 y la versión familiar V90. La alianza con Uber supondrá que la plataforma SPA permitirá incluir a los nuevos automóviles todos los asistentes de seguridad requeridos para la conducción autónoma, según indica Volvo.

Al respecto, el presidente y consejero delegado de Volvo Cars, Hakan Samuelsson, recuerda que la automovilística sueca es líder mundial en el desarrollo de sistemas de seguridad activa y de tecnología autónoma. “Es un honor convertirse en socio de Uber, ya que nos permitirá situarnos a la vanguardia de la actual revolución tecnológica que está viviendo la industria del automóvil”, aseguró el directivo.

La inversión también irá destinada al desarrollo e investigación de hardware, así como los sensores para detectar el tráfico y obstáculos, además de software para la dirección automática de los vehículos. “La conducción autónoma es clave. Para eso se necesita el desarrollo del software y seguridad”, aseguró Samuelsson a la agencia Reuters.

Por su parte, para el consejero delegado de Uber, Travis Kalanick, el acuerdo contribuirá a evitar que cada año más de un millón de personas pierdan la vida en accidentes de tráfico. Volvo asegura que la alianza con Uber supone el principio de una larga colaboración.

Ford, coches sin volante

Aunque con esta iniciativa, Volvo se suma a la carrera de los coches autónomos, el fabricante va un paso por detrás de Ford, que espera tener en 2021 los primeros coches sin pedales ni volante. La compañía que dirige Mark Fields espera poder ofrecer este modelo a firmas de transporte compartido como Uber.

Para lograr su objetivo, Ford ha adquirido la empresa israelí de inteligencia artificial SAIPS, que tiene 12 empleados y cuya tecnología espera incorporar en los coches autónomos.

 

Fuente Economia Hoy

Te puedes interesar

Sólo por estas 3 razones te puede multar una patrulla ecológica

En la Ciudad de México desde el mes de mayo, las patrullas ecológicas están autorizadas …