(Video) Mega robo de Maíz al ferrocarril en Irapuato 

Uno de los robos más fuertes al tren en lo que va del año ocurrió ayer en Irapuato, donde un vagón que transportaba 90 toneladas de maíz fue saqueado frente a la colonia Roma.

El atraco ocurrió 48 horas después de que el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, anunciara el apoyo federal para luchar contra los robos al tren y a los ductos de Pemex en Guanajuato.

“Yo sólo escuché el frenón del tren”, dijo una de las jóvenes que participó en el saqueo, que dejó cuatro kilómetros de vía “tapizados” de grano.

Otro de los ladrones aseguró que el robo del maíz sirvió para ocultar el verdadero golpe, pues en otros vagones intentaron robar televisores de plasma y cervezas, pero los guardias del tren realizaron disparos para ahuyentar a los rateros. 

Elementos de la Gendarmería federal se presentaron y empezaron a retirar a quienes robaban.

Incluso detuvieron a una persona que conducía una camioneta en la que llevaba varios costales con maíz.
Otros policías abordaron una patrulla y empezaron a vocear: “Es un delito, dejen el maíz y retírense”.
Caen 12 en Celaya

No fue el de Irapuato el único ataque contra el tren que ocurrió ayer.

Cuando robaban cerca de 160 bultos de leche en polvo de los vagones, 12 personas fueron detenidas durante un operativo de la Policía Municipal en el Barrio de San Antonio, en Celaya. Los detenidos tenían ya varios sacos en una camioneta Chevrolet.

Saquean tren frente a policías

Por cuatro kilómetros toneladas y toneladas de maíz quedaron regadas en las vías del ferrocarril en Irapuato.
Este municipio sufrió ayer uno de los saqueos más fuertes al tren en lo que va del año. 

Un vagón cargado con unas 90 toneladas de maíz fue abierto alrededor de las 11 de la mañana por delincuentes frente a la colonia Roma. Otra versión señala que incluso fueron dos vagones los saquedados.

“Yo sólo escuché el frenón del tren”, dijo una joven.

Juan, uno de los que se llevaban el grano, señaló que el maíz fue sólo un distractor, pues en los vagones que quedaron cerca de las colonias Roma, Residencial Campo Real y Nueva Reforma Agraria, otros hombres intentaron robar televisiones de plasma y cerveza, pero guardias dispararon para ahuyentarlos. 

Esta versión fue confirmada por otros dos testigos que omitieron su nombre.

Este es el segundo robo al tren en ese sector en esta semana, el otro ocurrió el miércoles, cuando los ladrones sacaron costales de cemento y maíz mientras el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, en León anunciaba la llegada de 300 agentes de la Gendarmería Nacional y grupos de inteligencia del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) para detener a las bandas de criminales que saquean al tren y ‘ordeñan’ ductos de Pemex.

Lupe, una de las mujeres que se encontraba juntando el maíz, señaló que llegó tarde y que sólo alcanzó a reunir un costal, que le servirá para hacer tortillas por un mes.

“No me tome fotos, le cuento, pero fotos no por favor”, señalaba la mujer que tapaba su rostro al ver la cámara.
Elementos de la Gendarmería acudieron al lugar para retirar a los ladrones, detuvieron incluso a una persona que conducía una camioneta Saveiro que transportaba varios costales con maíz.

Otros elementos policiacos subieron a una patrulla y empezaron a vocear: “Es un delito, dejen el maíz y retírense”.
Al verlos, varios escaparon del lugar, mientras otros agentes caminaban por la vía y les quitaban los costales a las mujeres, incluso se los rompían para que no se llevaran el grano.

Cerca de tres horas estuvieron los elementos federales, mientras que una cuadrilla de la empresa de mantenimiento y construcción Gámez, presuntamente contratada para levantar y trasladar el maíz recuperado, recorría las vías llenando costales.

De acuerdo con personal de la empresa sólo lograron recuperar tres toneladas, pues llegaron tarde.
“Hemos estado en diferentes puntos del País, imagínese cómo está la cosa del robo de grano”, dijo uno de los trabajadores.

La “pepena” de maíz continuó hasta pasadas las 8 de la noche.

‘Apenas llevo un costalito’
La voz se corrió rápido: el tren había sido atracado y las vías estaban llenas de maíz.

Cerca de medio día ya habían llegado decenas de personas, a las que se unían las que pasaban por las calles Paseo Irapuato y Lázaro Cárdenas.

“Vi el tiradero de maíz y me puse a juntarlo”, señaló un hombre que regresaba del doctor. “Tengo como dos horas y apenas llevo un costalito”.

Con las manos, palas, cartones o cualquier cosa que encontraran las personas levantaban el maíz para llenar costales, bolsas o mochilas, todo era bueno para contener los granos.

Se podía ver a lo lejos a familias que llegaban de colonias cercanas, incluso de rancherías.Algunas reunieron hasta 12 costales que subían en camionetas.

Al preguntarles qué harían con el maíz, contestaban que lo usarían para alimentarse, otras aseguraron que lo venderían.

María Esther llamó a sus familiares del rancho El Coecillo y en minutos llegaron hermanas, hijas y sobrinas para juntar todo el que pudieran.

“Esto se pierde si uno no lo recoge y uno tiene que aprovecharlo, nosotras echamos diario tortilla”, dijo una de las mujeres.

Otra de las “pepenadoras” dijo que compran el kilo a siete pesos y calculó que el costal pesaría unos 40 o 50 kilos, por lo que estimó su ganancia en alrededor de 300 pesos.

Los recuperadores

Trabajadores de la empresa Mantenimiento y Construcción Gámez levantaba el grano regado a lo largo de la vía, algunos llegaron de Celaya, Salamanca y Pénjamo, incluso del estado de Nayarit.

“Imagínese cómo estará la cosa que vine desde Nayarit a recolectar”, señaló uno de los obreros.

A éstos la empresa les avisa dónde hay que recuperar el producto y recorren las vías reuniendo a veces mil costales.
Los trabajadores señalaron que muchas veces pueden durar varios días recogiendo el grano, como en Celaya, donde en tres días, sin descansar, recuperaron 300 toneladas de grano.

Espera con paciencia 

Sentada sobre las vías del tren, toma un puño de granos y sopla para quitarles el polvo.

Olivia, de 58 años, se emociona cada vez que toma el maíz y lo deposita en una cubeta.

Vestida con una blusa blanca, short azul, calcetas azules y zapatos negros ya grises por el polvo, se sienta en uno de los botes y se toma unos minutos para platicar de la “pizca” de maíz.

“Venía de hacer mi mandado, y cuando vi que había maicito me vine desde como a las 11:30 de la mañana”, comenta.
Piensa en preparar pozole, y en hacer tortillas con el maíz recolectado. “Ya hasta se me hizo agua la boca”, dice.
Tuvo que esperar varias horas en el lugar, pues elementos de la Gendarmería no dejaban acercarse a ella y a su hija.

“No nos dejaban arrimar, entonces nos quedamos ahí sentadas (bajo un árbol, junto a las vías)”.
Cuando la cuadrilla de una empresa terminó de recuperar maíz les permitieron juntar el grano.

“Mi esposo ya no trabaja, tiene 20 años con azúcar, yo soy la que lo mantengo, pues hago tortillas y tamalitos”, señala Oliva mientras llena su último bote, antes de regresar a casa.

Fuente Am

Te puedes interesar

Actividades del Puerto de Manzanillo aportan 1.15% del PIB nacional

Las actividades del puerto de Manzanillo, en conjunto con los servicios de transportes, correo y …