Verificación vehicular: inspección podría definir holograma

La Secretaría del Medio Ambiente (Sedema) confirmó que la nueva inspección físico-mecánica, que formará parte de la Verificación Vehicular, sí podría ser condicionante para rechazar un auto.

Aunque no en el primer periodo de verificación, que comenzará a aplicarse a partir del 1 de julio y terminará el 31 de diciembre de 2018.

Beatriz Cárdenas, directora de Gestión de la Calidad del Aire de la Sedema, acotó que, en el segundo semestre de 2018, la inspección físico-mecánica sólo se aplicará para obtener estadísticas y diagnósticos del estado en que se encuentra el parque vehicular de la Ciudad de México.

Esos resultados se analizarán y el gobierno tendrá un fundamento para determinar si el estado físico-mecánico de un auto es motivo para rechazarlo y obligar a su reparación, como ya ocurre en el caso de las emisiones de gases contaminantes.

“Eso va a depender justamente del resultado y de la información que tengamos. Tenemos revisiones e información, pero midiendo el total de la flota tendremos un fundamento para definir si puede o no ser un motivo de rechazo.

“Pero lo más importante, lo que creemos, es que esa información ya es posible tenerla, la tecnología existe hace muchos años, en el resto de los países lo que hicieron es que la inspección físico-mecánica fuera como determinante para saber si tenías o no derecho a circular”, dijo la funcionaria en entrevista realizada el pasado 28 de abril.

Desde el 22 de enero, Cárdenas había adelantado la posibilidad de que las inspecciones físico-mecánicas condicionarán el holograma, como informó Excélsior.

Sin embargo, el miércoles de la semana pasada, el jefe de Gobierno, José Ramón Amieva, abrió la posibilidad de echar para atrás esta parte de la nueva revisión.

En la entrevista realizada el sábado, Cárdenas confirmó que los resultados de la inspección físico-mecánica se analizarán para determinar sí podrán ser causantes del rechazo.

La funcionaria aclaró que ello aún no se determina y será hasta que el gobierno cuente con suficiente información y se analice cuando se tome una decisión y, en su caso, se anuncie.

Cárdenas justificó que contar con un parque vehicular en buen estado físico-mecánico tiene beneficios en cuanto a seguridad vial, pues se reducen los accidentes por fallas mecánicas.

Pero lo que se ha difundido poco es que un vehículo con deficiencias también contamina más, además que significa un gasto mayor para el dueño, pues su desempeño es menos eficiente.

“Lo que se conoce menos es que el tener un vehículo en buenas condiciones físico-mecánicas tiene un gran impacto en la reducción del uso de combustible, tienes mejor eficiencia energética, al utilizar menos combustible tienes menos emisiones y eso tiene un gran beneficio en la calidad del aire”, afirmó.

Agregó que el desgaste mecánico del vehículo, por ejemplo, de las balatas de los frenos o las llantas, también produce residuos contaminantes que por acción
del viento se convierten en partículas suspendidas, que son de riesgo para la salud.

“Hay otras pruebas, por ejemplo, la parte de neumáticos, o esta parte de frenos, que en otros países se revisa, insisto, no solamente por el tema de seguridad vial sino porque hay pruebas, hay estudios, en donde el desgaste de estos dos componentes, de los neumáticos y los frenos, resultan en pequeñas partículas, en pequeños fragmentos, muy, muy finos, que con el paso de los vehículos éstos se convierten en partículas suspendidas y pueden estar en exposición de nosotros y tener afectaciones en la salud”, explicó Cárdenas.

Recordó que la inspección físico-mecánica incluye revisión de alineación, frenos, neumáticos, suspensión y detección de holguras que se refiere a ubicar daños por desgaste en escapes.

Difunden video de la revisión físico-mecánica

Usuarios de Facebook difundieron un video en donde se muestra cómo sería la inspección físico-mecánica en los nuevos Centros de Verificación.

En la página “El Taller de Alejandro” se publicó un video de 4:41 minutos en donde se observa una camioneta blanca ingresando a una línea de inspección de prueba, que está instalada en un centro de atención automotriz.

La unidad pasa por tapetes electrónicos, balanzas, vibradores, dinamómetros, entre otros instrumentos.

En la publicación se indica que tras la inspección físico-mecánica, al auto se le aplica la prueba de emisiones contaminantes.

El video publicado el 23 de marzo, ya ha sido reproducido 122 mil veces, compartido más de dos mil 440 ocasiones y los usuarios han emitido casi mil comentarios, la mayoría negativos.

“¿Y se han puesto a pensar en el daño que le harán a nuestro automóvil, sometiéndolo a vibraciones, esfuerzos y desgaste innecesario? ¿Será como someterlo a una carrera de rally en campo traviesa y cuántas verificaciones aguantará?

“¿Será ese el objetivo para cambiar parque vehicular? No toman en cuenta que con eso se aflojan carrocerías y causarán daño a otros componentes, que si no los traía, se los van a provocar. Eso sí, tenemos que transitar por sus calles que parecen empedradas de tanto bache. Primero exijamos buenas vialidades y después que nos exijan lo que está fuera de la ley”, comentó el usuario Etore Olivera Du Nacimento.

La Secretaría de Medio Ambiente informó que el 1 de julio operarán los 55 Centros de Verificación, los cuales contarán con nuevo equipo para la inspección.

 

Fuente Excelsior

Te puedes interesar

Mercedes-Benz: El camión del futuro ya está en camino

En el simposio “Future Lab”, el fabricante alemán analizó los desafíos a los que se …