Venden en tianguis objetos asegurados en aeropuerto del bajío

Artículos prohibidos para portarse en vuelos comerciales, que son detectados por la administración del Aeropuerto internacional de Guanajuato (AIG) y desechados por sus portadores en los puntos de control de seguridad, presuntamente se ponen a la venta en tianguis de la ciudad de León y Silao.

Estos objetos, entre los que se encuentran objetos punzo cortantes, encendedores, LAG (líquidos, aerosoles y geles) y alimentos, que serían extraídos, de manera que se desconoce, de las bodegas de la administración del AIG, presuntamente por integrantes del equipo de seguridad quienes estarían lucrando como intermediarios con tianguistas.
Así fue mencionado por ‘Genaro’, trabajador de aerolínea en el AIG, quien se presentó en las oficinas de correo para denunciar de manera anónima el hallazgo que hizo en varios tianguis de León y luego en uno de Silao.

Genaro, quien acumula años de servicio en el Aeropuerto explica que se animó a hacer esta denuncia porque no quiere hacerse de la vista gorda ante lo que le parece está mal.

Artículos prohibidos

La Circular Obligatoria SA17.2/10 R3, emitida por la Dirección General de Aeronáutica Civil, vigente desde el 1 de mayo de 2014, establece la regulación de “artículos prohibidos a introducir a las aeronaves del servicio público” que debe operar en los aeropuertos para la prevención de “actos o tentativas destinados a comprometer la seguridad de la aviación civil”.

La aplicación de la Circular es responsabilidad de los administradores aeroportuarios. El documento incluye especificaciones para diferentes tipos de materiales prohibidos y el trato para personas civiles, autoridades y personal de las empresas que laboran, incluyendo las aerolíneas.

Entre las especificaciones de Artículos prohibidos se señalan ‘Objetos Punzantes y Cortantes’ –incluyendo tijeras y navajas- y las ‘Sustancias Químicas o Tóxicas’ que incluyen materiales flamables, como los contenidos en encendedores, y los ‘LAG’.

La regulación sobre los líquidos, aerosoles y geles, indica que está prohibido portarlas en envases cuya capacidad sea superior a los 100 mililitros, sin importar si estos están llenos o no. En caso de detectarse estos envases el personal del aeropuerto debe hacerle saber al portador que puede documentar este artículo, caso contrario debe “deshacerse del mismo fuera del punto de inspección”.

Por la puerta de atrás

-¿La administración entonces se hace de la vista gorda o no supervisa la disposición de este material?
“La detección de este material es responsabilidad de la administración del aeropuerto; pero hasta ahí, parece que se hacen de la vista gorda”, responde Genaro.

Señala haber detectado la venta de estos artículos en al menos tres tianguis de León y uno más en Silao. Según refiere, a él le han indicado que esta mercancía viene del Aeropuerto.

“Esos artículos es lo que se retira del punto de inspección, cuando el pasajero, cuando vas a salir a vuelo”, indicó Genaro.

En algún momento el denunciante preguntó por el origen del material. “Les pregunté, pero si le compro, no vaya a ser adulterado o así… y me responde…. “No. Fíjese está cerrada –una cajetilla- de hecho todo viene del aeropuerto”, refiere como respuesta de las personas vendedoras.

En referencia al AIG, Genaro informa que al menos el 80% de los pasajeros a los que se detectan estos envases y artículos, deciden desecharlos, pero a partir de ahí no hay una supervisión o control del material.
“Entre los mostradores hay una puerta que va a las oficinas Back Office; lo lleva Seguridad en el aeropuerto a una bodega”, comentó.

Y agregó que “ese material o artículos los guarda el aeropuerto, creo que debe existir un procedimiento para la donación o destrucción. (…) Sin embargo parece que se está haciendo lucro de eso… parece que por la parte de atrás se ha sacado de la bodega. Los coordinadores de seguridad y no sé si el jefe de seguridad saque ese producto”, finalizó el denunciante.

“Intermediarios’

En un recorrido hecho por correo en los tianguis señalados, se encontró este tipo de mercancía ofrecidas como saldos en la colonia Villas de San Juan. Las personas quienes las ofrecen, no mencionan que estas procedan del aeropuerto; “a nosotras nos venden, y nosotros te lo vendemos… somos intermediarios”, dicen secamente.

Aceptan que con esta mercancía hacen venta en diferentes puntos de la ciudad. “Nosotros estamos también en el de la León I, allí está bien, aquí se vende y allá”.

La oferta de estas personas es variada. Hay una caja llena de encendedores usados; una caja más pequeña con tijeras, cortauñas y navajas de diferentes tipos; una caja con muchos frascos de vainilla; una caja más con jabones para manos y cuerpo, todos usados; dos cajas más con diferentes tipos de aerosoles, geles y cremas (para lavar las manos, para el cabello, champú, desodorantes, fijadores, lociones, espumas), y una caja más repleta de bronceadores y bloqueadores. El precio depende de qué tan vacío esté el frasco o la lata.

Fuente 

Te puedes interesar

Nuevo aeropuerto nace con “pecado original”

En la cuenca que alguna vez fue el gran lago de Texcoco de los aztecas, …