UE va por Proyecto Marco Polo: puertos y autopistas del mar

La Unión Europea tiene entre sus objetivos el desarrollo de políticas medioambientales sostenibles. Una de las áreas a las que afecta este objetivo es el transporte de mercancías por carretera, que utiliza combustibles fósiles y genera elevadas emisiones de CO2.

A tal fin, la Comunidad ha desarrollado dos programas llamados Marco Polo I (2003 – 2006) y posteriormente Marco Polo II (2007 -2013). Ambos programas comparten los objetivos: reducir la congestión y mejorar el comportamiento medioambiental del conjunto del sistema de transporte intermodal, hacerlo de manera eficiente y sostenible, y mejorar la cohesión económica y social de la Unión. También ambos programas instrumentan su actuación de manera similar, por medio de ayudas y subvenciones a proyectos que converjan a los objetivos señalados.

Con estos objetivos, los principales esfuerzos se centran en un mejor aprovechamiento de las infraestructuras y recursos menos lesivos para el entorno transfiriendo volumen a los modos mas ecológicos y sostenibles. En este mismo sentido resulta importante encontrar vías alternativas al transporte por carretera y exige un mayor protagonismo de las estructuras intermodales, entre otras, los puertos, y con ellos las llamadas autopistas del mar.

Sobre estos planteamientos compartidos por ambos programa Marco Polo, el segundo incluye disposiciones nuevas, especialmente en lo relativo al alcance: incluye actuaciones que incluyan a países ajenos a la Unión Europea cuando éstos interactúen con otros que sí pertenecen.
En consecuencia, el programa Marco Polo II propone una cobertura geográfica más amplia. Se aplica, así, a acciones que se refieren al territorio de al menos dos países de la UE o de al menos un país de la UE y un país cercano no miembro de la UE.
Aunque son varias las acciones objeto de estas ayudas, queremos centrarnos en aquellas que implican transferencia modal e incluyen vías marítimas dando así sentido a las llamadas autopistas del mar. Este tipo de intermodalidad contempla el transporte por carretera o ferrocarril y el transporte marítimo de corta distancia, incluidas las referidas autopistas del mar, buscando una utilización más adecuada de las infraestructuras existentes y la máxima reducción posible del transporte por carretera.
Uno de los desarrollos esenciales para alcanzar estos objetivos, es la optimización del transporte marítimo y para ello ha resultado esencial potenciar la intermodalidad en los puertos y el desarrollo de las autopistas del mar. Ambos desarrollos permiten transferir el transporte de mercancías de la carretera a las vías marítimas de corta distancia, al ferrocarril, a las vías navegables interiores o a una combinación más eficiente y sostenible de modos de transporte.
Las autopistas del mar son un concepto del año 2001. El término se aplica a la unión por vía marítima de varios puertos substituyendo de este modo el trasporte por tierra, generalmente por carretera, y disminuyendo así el impacto ambiental. El desarrollo de este concepto requiere de la mejora y desarrollo de las capacidades e infraestructuras de los puertos.
La necesidad de invertir en aquellas infraestructuras prioritarias ha obligado a fijar una serie de criterios para delimitar que rutas y puertos pueden ser consideradas “autopistas del mar”, Aunque no es el único criterio, la descongestión de los Alpes, el Canal de la Mancha o los Pirineos ha sido tenida en cuenta para fijar las rutas y concesiones a desarrollar.
Las autopistas del mar se distribuyen en cuatro áreas geográficas y comunican los respectivos puertos de las costas afectadas:

Autopista del mar de Europa occidental para comunicar España y Portugal con el Mar del Norte a través del arco atlántico.

Autopista del mar de Europa sud-occidental: comunica España, Francia, Italia con la autopista del mar de Europa sud-oriental

Autopista del mar de Europa sud-oriental: comunica el área del Mediterráneo más oriental, el Mar Adriático y el Jónico.

Autopista del mar Báltico: para comunicar los puertos de los países de la UE en el mar Báltico con los de Europa Central y del Oeste.

La ayuda financiera contemplada en Marco Polo II para apoyar este esfuerzo se concreta en un máximo del 50% de las inversiones que impliquen acciones de aprendizaje común y del 35 % para el resto. El conjunto de fondos aplicado a este programa asciende a 400 millones de euros (300 millones mas que su antecesor Marco Polo I).
Por último y dada la importancia de los esfuerzos cabe mencionar la trascendencia de coordinar la actuación de los diferentes puertos, acción que, en el caso español, se realiza desde Puertos del Estado; quien además tiene y ha tenido un papel esencial impulsando el desarrollo de ambos Marco Polo en nuestro territorio.

Te puedes interesar

Obras de infraestructura no se detendrán en periodo electoral

Las diferentes obras de infraestructura carretera no serán detenidas en el país a causa del …