Todo esto está mal en el transporte Público de México

Un transporte público deficiente y en algunos casos obsoleto es a lo que se enfrentan millones de mexicanos diariamente, por lo que es necesario que las autoridades y el sector privado aprovechen las nuevas tecnologías en autobuses, generen planes sostenibles y colaboren en el desarrollo de pruebas piloto para mejorar la vida de las personas.

De acuerdo con Jorge Suárez, asesor en Electromovilidad, Transporte Público e Innovación Urbana para Volvo Buses México, sólo en la Ciudad de México se mueven cerca de 11 millones de pasajeros al día en transporte público de superficie, es decir, microbuses, Metrobús y otros.

Sin embargo, muchos de los microbuses tienen más de diez años, son obsoletos y necesitan ser reemplazados para ofrecer un buen servicio, así como para reducir la contaminación ambiental.

Contaminación ambiental

El reto inicial es introducir tres mil nuevos autobuses y decidir qué tecnología se debería utilizar. Una opción es optar por la modalidad eléctrica o híbrida, lo cual en el corto plazo implicaría retos financieros y de infraestructura no menores”, advirtió Suárez al platicar con Excélsior.

Indicó que ya ha habido algunos esfuerzos en este sentido en la Ciudad de México como las líneas de Metrobús, las cuales mueven a más del 10 por ciento de los pasajeros.

El asesor indicó que se debe tener una reforma completa de los servicios de transporte público en la que tenga una modernización empresarial, creación de infraestructura para los nuevos autobuses, una revisión del sistema de rutas y el financiamiento adecuado.

En este último punto resaltó que México no tiene un “buen diseño financiero” para transporte público porque en la mayoría de los casos se mantiene sólo de la tarifa y no existe un complemento de inversión pública.

LAS INNOVACIONES

Suárez comentó que existen varios tipos de autobuses que pueden ser adoptados dependiendo de la disponibilidad local y de infraestructura.

Por ejemplo, están aquellos que funcionan con gas natural comprimido, con diesel Euro 6, los eléctricos y los híbridos. En el corto plazo consideró que la opción es utilizar aquellos con diesel Euro 6 porque no requieren de una infraestructura especial y contaminan menos que el gas natural comprimido.

A corto plazo se podría hacer un análisis para implementar autobuses híbridos y/o eléctricos, los cuales sí requieren de una infraestructura específica para que sean eficientes.

Después de todo necesitan de estaciones de carga eléctrica, de nuevos jugadores como las empresas eléctricas y de planeación. “He visto estudios de que en 2030 habrá proyectos de penetración de autobuses eléctricos en el mercado y hay un gran interés por este tipo de vehículos.

En China hay muchos y en Europa se avanza rápido”, destacó. De hecho, Volvo es pionera en el desarrollo de autobuses eléctricos y ve una gran oportunidad para impulsar este mercado en México. Incluso, ha analizado varias rutas donde podría funcionar y aprovechar su tecnología de carga rápida.

El fabricante también ha considerado que los autobuses eléctricos e híbridos pueden beneficiarse de energías renovables, es decir, que las estaciones de recarga eléctrica que se construyan reciban suministro de granjas solares.

Aunque decidieron empezar primero con los autobuses híbridos en el país, ya que tienen una flota de ocho modelos de este tipo en la Línea 4 del Metrobús. “En el futuro, unos tres o cuatro años, podríamos empezar a ver estas tecnologías, pero tiene que haber certidumbre, así como un marco financiero y legal adecuado.

Todavía creo que México puede mejorar mucho”, confió. Sin embargo, aceptó que se tiene que esperar a la entrada del nuevo gobierno para analizar las estrategias.

Te puedes interesar

Traxión hace cambios la dirección general

El Consejo de Administración de Grupo TRAXIÓN aprobó la creación de una Presidencia Ejecutiva, que …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.