Tips para el lavado de motor de un camión

En cada ocasión de servicio hay que lavar el chasis y el compartimento del motor.

Con el compartimento del motor limpio se minimiza el riesgo de sobrecalentamiento y daños por desgaste.

Antes de cada lavado del compartimento motor deberá procederse a una revisión ocular para la identificación de eventuales fugas de líquido o gases de escape.

Tras cada lavado deberán inspeccionarse visualmente todas las mangueras para la identificación de posibles fugas, fisuras o rozamientos, así como el cableado eléctrico con el fin de identificar los posibles daños en el aislamiento, las fundas protectoras o las abrazaderas.

IMPORTANTE: Para limpiar el motor y el compartimento del motor hay que cubrir con un plástico o similar el alternador, la polea tensora, el tensor de correa y todos los componentes eléctricos, para que no entre disolvente ni líquido de limpieza en las piezas del alternador.

En modelos con compresor de AC también hay que cubrir éste con plástico o similar.

En el lavado a alta presión con vapor, la presión de agua no debe sobrepasar 80-100 BAR en la boquilla y ha de efectuarse a una distancia de 100-150 mm.
¡No apuntar directamente a un alternador el chorro de agua de lavado a alta presión! Existe riesgo de daños y averías graves en el regulador eléctrico, el rectificador y piezas mecánicas (cojinetes).

Nota: Si ha estado expuesto al agua, el alternador debe secarse.

Después de terminar el lavado, comprobar que no hay piedras ni suciedad sobre la correa, que podrían penetrarla cuando se arranca el motor.

Con información de Volvo

Te puedes interesar

Nuevo aeropuerto nace con “pecado original”

En la cuenca que alguna vez fue el gran lago de Texcoco de los aztecas, …