Tecnología Blockchain, un pilar para el transporte del futuro

Desde hace un par de años términos como “Bitcoin”, “criptomoneda”, “criptodivisa”, “minar” o “cadena de bloques” son habituales en las páginas de los diarios internacionales. Todos ellos hacen referencia a una tecnología que ha venido a cambiar el modo en que se organiza el almacenamiento y la transmisión de datos a través de la red, y por extensión también las estructuras empresariales y su funcionamiento.

La aparición de las criptomonedas se remonta al 2009, año en el que Satoshi Nakamoto lanzó la primera criptomoneda, el Bitcoin. Esta nueva divisa virtual, que con el tiempo ha generado la aparición de otras muchas, se sustentaba sobre la conocida como tecnología Blockchain. Para muchos esta terminología sigue haciendo referencia a un concepto abstracto difícil de entender, lo que provoca que el desconocimiento sobre cómo funciona esta nueva tecnología siga siendo muy elevado a pesar de que cada vez son más empresas las que la emplean.

Desde hace unos años a esta parte, uno de los mayores objetivos de todas las compañías que operan en internet es tratar de ofrecer los mejores sistema de seguridad a sus clientes. Son muchas las multinacionales que han optado por emplear sistemas de verificación biométrica, como ocurre con PayPal, o garantizar la seguridad de sus cuentas a través de contraseñas generadas por un Token de seguridad RSA, como hace el gigante del juego online PokerStars. A estos sistemas se les ha unido la tecnología Blockchain o cadena de bloques, que explicado a grandes rasgos es un protocolo que posibilita la transferencia de información entre pares (computadoras conectadas en red) sin que sea necesario la existencia de una tercera parte de confianza que verifique los datos ya que todas las transacciones realizadas quedan registradas, de tal forma que todos los usuarios pueden verlas pero no modificarlas ni eliminarlas.

Esta tecnología se emplea en la actualidad no solo en el ámbito financiero al que nació ligada, sino también en el campo sanitario, de la comunicación, de la publicidad, etc. El sector de los transportes y de la logística ya se ha adaptado a la Blockchain y en 2017 algunas de las empresas más importantes del mundo en materia de logística, como UPS, SAP, FedEx o Daimler crearon la Blockchain in Transport Alliance (BiTA) con el objetivo de crear un foro en el cual desarrollar estándares sobre esta tecnología y fomentar su uso dentro de la industria del transporte.

Ahora, parece que la cadena de bloques ha dado el salto al transporte no solo de mercancías sino también de personas. En metrópolis como Ciudad de México se estima que las personas pasan varias horas de su jornada a bordo de diferentes medios de transporte público. Trayectos para los cuales deben contar con identificadores distintos, lo que resulta incómodo para los viajeros y termina por retrasar todavía más la llegada a su destino. Es precisamente en esta vía en la que se pretende trabajar con la tecnología Blockchain, creando un perfil único de cada viajero que le permita acceder a todos los medios de transportes a través, por ejemplo, de su huella dactilar. La aplicación de este sistema, que ya cuenta con varios programas piloto en India, revolucionaría el sistema de transporte urbano tal y como lo conocemos, más aún en urbes como CDMX en las que la ONU estima un aumento de población masivo de aquí a 2050. Además, el uso de la cadena de bloques permitiría ahorrar en costos y aumentar la confianza en la red de transporte, tal y como refleja un reporte reciente elaborado por el Banco Mundial.

Por otra parte, la aplicación de la Blockchain al transporte público también serviría para controlar y disminuir el fraude entre los viajeros, ya que al estar toda la información recogida en una misma red y asociada a un perfil, sería imposible, por ejemplo, contar con descuentos fraudulentos. De hecho, Rusia está estudiando aplicar esta iniciativa en su sistema de ferrocarriles, siendo la línea de Moscú-Turquía la escogida para comenzar con las operaciones.

De esta forma, la cadena de bloques se sumaría a toda una serie de medidas que se quieren llevar a cabo para hacer del transporte público de la ciudad un sistema más eficaz. Entre ellas destacarían también la creación de un sistema multimodal y una apuesta mayor por los vehículos 100% eléctricos.

Te puedes interesar

Queretaro tiene como meta ser el “HUB” de carga en el país

El Aeropuerto Intercontinental de Querétaro (AIQ) mantiene el objetivo de forjarse como el hub nacional …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.