Suiza abrirá el túnel para trenes más largo del mundo

Quizás se vean espectaculares, pero para los europeos los Alpes pueden ser un gran dolor de cabeza. La cordillera llega una altura de casi 16,000 pies y forma un muro grueso a lo largo del centro y del oeste del continente. Divide a países y hace que los viajes a larga distancia por el continente sean laboriosos y lentos. Hoy día se atraviesa la cordillera mediante varios túneles y carreteras. Gracias a esta red de vías, se puede viajar en cuestión de horas a valles que antes estaban aislados. Sin embargo, los Alpes todavía forman una barrera que reduce velocidades entre Europa del Norte y Europa del Sur. Pero, a partir del 1 de junio, esa barrera será mucho menos impenetrable.

El mes que viene Suiza inaugurará el túnel para trenes más largo que jamás se ha construido. Con un largo de 35.5 millas, el nuevo túnel Gotthard Base penetra profundamente por debajo de las montañas para conectar la región suiza de habla alemana con la de habla italiana y terminará entrelazando las tierras bajas suizas con la llanura del norte de Italia. El nuevo túnel excede el largo de su antecesor más largo —el túnel Seikan de Japón— en unos 3 kilómetros (1.9 millas). En algunos puntos el túnel corre hasta 8,000 pies debajo de los picos de las montañas y llega a un nivel más profundo debajo del suelo que cualquier otro túnel jamás construido. La cantidad de piedras y escombros creados por la excavación es tan grande —más de 28 millones de toneladas— que se han creado unas empinadas colinas artificiales en los valles ubicados en la boca del túnel.

publicidad

Si bien la inauguración del túnel es un triunfo, la enorme cantidad de tiempo que tomó para construirlo demuestra el nivel de compromiso —y el dinero— que requieren las obras grandes de infraestructura. La aprobación inicial del túnel se dio en 1992 mediante un referendo nacional, un producto de la democracia directa de Suiza en que se realizan votaciones nacionales sobre muchos asuntos. La construcción empezó en 1996 y la perforación de los túneles no se completó hasta 2011. Hasta la fecha el costo total de la obra está en unos $10 mil millones.

Suiza está abriendo el túnel para trenes más largo del mundo

Sin embargo, los beneficios de esta gran inversión serán numerosos. Ahora que circularán en una vía de construcción especial que es casi completamente plana, los trenes que viajen por el túnel podrán alcanzar velocidades de hasta 150 millas por hora. Esto reducirá el tiempo de viaje entre Zúrich y Milán a sólo dos horas con 30 minutos, mucho más rápido que la duración actual de 4 horas con 4 minutos. Si bien eso es impresionante, los tramos más cortos entre ciudades subalpinas realmente no son la razón de ser del túnel y por sí solos no valdrían la inversión de más de 10 mil millones de dólares.

El verdadero papel del túnel es parte de algo mucho más grande: un masivo plan de desarrollo de vías de tren cuyo fin es modernizar el transporte de carga por toda Europa. Cuando ya se complete, esta red más rápida reducirá los tiempos de viajes en grande —así como los costos de transporte— y por tanto hará que las empresas de carga se salgan de las carreteras del continente para tomar vías de tren. Si todo sale como se ha planeado, esto significa que las carreteras estarán menos congestionadas y que el aire estará mucho menos contaminado. Y con menos tráfico, se debería reducir las muertes en las vías.

publicidad

Esto es muy importante para las regiones alpinas, donde la cantidad limitada de cruces a lo largo de las montañas crea embotellamientos que aumentan la contaminación ambiental y la congestión en lugares que antes eran tranquilos y remotos. Pero no es sólo en los alrededores inmediatos del túnel donde se debe de sentir el cambio.

El primero de estos pasillos modernizados circulará por el túnel Gotthard Base y será una línea que se extenderá desde Rotterdam en los Países Bajos hacia el sur para llegar a Génova en la costa mediterránea. Estos terminales fueron bien elegidos: esencialmente se trata de los dos puntos con mayor distancia entre ellos en la sección continental de la Banana Azul de Europa. La Banana Azul es un pasillo muy urbanizado con más de 110 millones de habitantes. Si bien Génova es el puerto más activo de Italia en términos de tonelaje, no hay puerto en Europa con mayor actividad que Rotterdam. Por ende, una conexión más rápida entre estos dos puertos —donde se descarga una buena parte los contenedores que llegan de Asia— hará que el transporte europeo de carga sea más rápido y más competitivo. Quizás también tenga el efecto de desviar alguna carga destinada para Suiza y Alemania del Sur hacia Génova, ya que el puerto de la ciudad ahora tendrá una conexión viaria más rápida.

El Túnel Gotthard Base aún es el túnel más largo en varias rutas futuras que radicalmenteernizarán el transito transalpino. En Austria, dos túneles nuevos —el túnel Semmering Base y el túnel Koralm— deben de estar listos para 2024. Estos túneles reducirán en grande los tiempos de viaje entre las dos ciudades principales del país —Viena y Graz—, pero su logro principal será proveer un pasillo para trenes mucho más rápido que al final se extenderá desde el puerto báltico de Gdansk hasta Bolonia (y por ende a Roma). Mientras tanto, otra obra pública que se está realizando en Austria consiste en otro túnel, en este caso uno que irá debajo del Paso Brenner; con un largo de 34 millas, será casi tan largo como el túnel Gotthard Base. Este túnel austríaco circulará debajo de los Alpes al sur de Innsbruck y ofrecerá una ruta más rápida entre Italia y las ciudades alemanas de Múnich y Berlín, tal vez llegando hasta Escandinavia.

Al mismo tiempo, un nuevo enlace alpino entre el este y el oeste ha sido aprobado. Si bien ha provocado una fuerte polémica, esta vía para trenes rápidos unirá a Lyon en Francia con Turín, Italia. Debe de estar operando para 2028 y con el tiempo creará un pasillo rápido para trenes que extienda al este hasta la ciudad de Budapest.

publicidad

Por supuesto, todas las secciones alpinas de estas rutas ya cuentan con túneles existentes, muchos de los cuales fueron considerados grandes logros en sus épocas. Con frecuencia la infraestructura actual aún obliga a los trenes a realizar ascensos lentos o circular por los costados de los valles para tener una subida más suave, pero esto no es adecuado para los trenes de alta velocidad. Esto hace que los viajes ofrezcan vistas espectaculares, pero también sean lentos. Los nuevos túneles quizás no ofrezcan a los turistas tanto deleite para la vista, pero su rapidez debe de hacer que la era anterior de tránsito alpino parezca esclerótica y desgraciadamente ineficiente.

Hasta ahora todo va sobre ruedas (literalmente) con estos túneles para trenes. Pero si bien el túnel Gotthard tal vez señale un futuro más rápido y limpio para el transporte europeo, todavía no está en camino de hacer que su potencial sea una realidad. La red de vías de tren de Italia aún necesita muchas reparaciones y las peores condiciones están en el sur, por lo que la prioridad actual de Roma quizás sea esa región. La colaboración entre la Unión Europea y Suiza (que no es un país miembro) tal vez haya producido financiamiento y una disposición positiva hacia proyectos continentales como el túnel, pero los ingenieros aun necesitan lidiar con un montón de países diferentes, muchos de los cuales están enfrentando incertidumbre económica. Aun así, si tal vez no llegue un futuro más rápido y limpio para los trenes de Europa el mismo día en que se estrene el túnel Gotthard Base, por lo menos tal futuro está en camino.

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en CityLab.com.

Te puedes interesar

Un huachicolero muerto y 5 heridos tras explosión de ducto

Una explosión en un ducto de la petrolera estatal mexicana Pemex, provocada por una toma …