Sindicato de ferrocarrileros complica a KCSM

El sindicato rielero (STFRM) experimenta relaciones contrastantes con empresas ferroviarias: mientras Kansas City Southern concedió un aumento salarial del 5 por ciento al tabulador y pagarlo en retroactividad desde el pasado mes de julio, Ferrosur prolonga su renuencia a cualquier arreglo, lo cual data de hace 11 meses, por lo que el líder del gremio, Víctor Flores Morales, anunció que si esa situación llega al año “le haremos un paro de 8 horas”. Y, además, “no le aceptaremos ninguna revisión”, sentenció Flores Morales en la Sección 19 del sindicato que dirige Pablo Duarte de Alejandro, constituida en Asamblea nacional.

Jeffrey M. Songer, vicepresidente de Operaciones de KCS venido ex profeso de las oficinas centrales estadunidenses, anunció el acuerdo del aumento del 5 por ciento al salario tabulado y pagarlo el próximo 15 de diciembre, con carácter de retroactivo al pasado 1 de julio.

Traducido por otro ejecutivo de la Kansas, Jeffrey M. Songer agregó que también se pagará el bono de productividad de 5 mil 500 pesos, libre de impuestos, el 9 de los corrientes y el aguinaldo de ley, el día 19, anuncios que provocaron la aclamación de los sindicalizados y con porras a su dirigente que también reveló un aumento de la prestación “Canasta básica” de dos mil 250 a dos mil 350 pesos.

Esas buenas noticias fueron contrastadas por Flores Morales al reprochar públicamente la renuencia de otra empresa, Ferrosur, que “ha estado aferrada a negociar durante los últimos once meses, y si llegamos al año sin ningún arreglo, le haremos un paro de ocho horas”.

Por otro lado, ante otros altos ejecutivos de KCS como Lora S. Cheatum, vicepresidenta de Recursos Humanos, Víctor Flores Morales sostuvo que el personal del Sindicato de Trabajadores Ferrocarrileros de la República Mexicana “es de primera, de calidad, y a los que nadie puede enseñarles como se hace el trabajo porque todos ellos son unos profesionales”.

Con todo, el líder de los rieleros denunció ante Jeffrey Songer que los trabajadores sufren maltrato, como el hostigamiento y el acoso laboral. “Hay mucha inconformidad por las violaciones”, estableció al demandar al alto ejecutivo dialogar para poner remedio a esos actos inaceptables: “¡no se vale!”

Argumentó que los rieleros se quejan de que son obligados a realizar labores que no están en el contrato colectivo y que son actitudes “de dictador” que, en el colmo, se ordenan labores en condiciones inseguras.

“¡Eso se acabó!”, advirtió Flores Morales quien junto con su comité ejecutivo realizaría una junta posterior con Songer y el resto de los ejecutivos de KCS durante el día para llegar a un arreglo.

Fuente Cronica

Te puedes interesar

Cimentación del nuevo AICM, con un avance de 47%

El nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) comienza a tomar forma; el …