Se estancó el sistema de bicis en Toluca

El proyecto de movilidad sustentable a través de la prestación de bicicletas en Toluca, llamado Huizi, no logró consolidarse por la falta de interés por parte de las autoridades, la falta de cultura de respeto para los ciclistas y el miedo de la gente por usar las vías, pues no hay suficiente infraestructura ni cultura vial, afirmó Dante Álvarez, de la organización Metrobús Toluca Ya.

Explicó que junto con otras organizaciones civiles como Fundación Tláloc y la décima Regiduría de Toluca, encabezada por Gabriel Medina, intentaron por tres años sacar a flote el proyecto inaugurado en diciembre de 2015; pero no hubo éxito dado el “sabotaje” del alcalde Fernando Zamora, que, acusan, prefirió emplear en otras acciones los 36 millones de pesos federales etiquetados para pagar a las empresas responsables del software y del mantenimiento de las unidades, situación que detuvo por tres meses la operación y el incremento en la cifra de usuarios.

Incluso, recordó que permanece el adeudo de un millón de pesos a la empresa canadiense responsable del sistema operativo que permite el funcionamiento de la renta de las 350 unidades con que cuenta el programa.

“Le quitaron al personal calificado, también retiraron el presupuesto federal autorizado hace tres años. Creo que fue mucho por la ignorancia de la administración, pues el propio alcalde lo vio como el retroceso al pueblo bicicletero, de forma peyorativa, en lugar de un avance”, apuntó el especialista en movilidad.

A la par, dijo Dante Álvarez, el uso de las bicis quedó ceñido al Centro Histórico, sin considerar la conectividad con el tren Interurbano México-Toluca y tampoco hacia las zonas industriales, donde hay mayor demanda de usuarios, que al no contar con vías seguras donde rodar, prefieren continuar en el transporte público, que implica más gasto y tiempo en sus recorridos.

Desde 2015 a la fecha, persisten en la base de datos 246 usuarios de Huizi con un promedio de 3 mil 460 préstamos de unidades, según Fundación Tláloc. Entre las razones por las cuales disminuyó el interés por usar el programa está el temor a ser atropellados por un autobús en el primer cuadro, donde se ubica la mayor extensión de vías ciclistas y por donde atraviesan los usuarios .

Los ciclistas afirman que la vía destinada para su tránsito es imposible de emplear, pues no sólo se estacionan vehículos impidiendo el paso sino, la usan motociclistas y también locatarios ubicados a lo largo del tramo que atraviesa la capital mexiquense, quienes colocan obstáculos como letreros de los negocios o cajas que apartan el estacionamiento.

El servicio Huizi únicamente puede ser contratado por tarjeta de crédito o débito, son 26 cicloestaciones, 350 unidades y el recorrido es por un polígono de 2.6 kilómetros dentro del primer cuadro de la ciudad con un total de 218 manzanas.

Las estaciones con más movimiento son la del Cosmovitral, Paseo Colón, Juárez y las de baja asistencia son Quintana Roo, Horacio Zúñiga, todos localizados en el centro de la capital mexiquense.

Te puedes interesar

AMLO pone en marcha el Tren Maya en ritual para pidiendo permiso a “La Madre Tierra”

El presidente de México Andrés Manuel López Obrador lanzó este domingo la construcción del Tren Maya desde Palenque, Chiapas, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.