Se acerca cierre de negociación de acuerdo Transpacífico 

México y otras 11 naciones perfilaron el cierre de las negociaciones del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, por su sigla en inglés), un Tratado de Libre Comercio (TLC) promovido por Estados Unidos, quien es el principal mercado de las exportaciones de productos y servicios mexicanos.

Tras cinco días de reuniones ministeriales en la ciudad estadounidense de Atlanta, los negociadores ultimaban el cierre de las negociaciones luego de avances en la definición de las reglas de origen para el comercio de automóviles y partes automotrices entre Estados Unidos, Japón, Canadá y México.

Los negociadores han programado una conferencia de prensa en la que ellos buscan anunciar el cierre de las negociaciones, mientras anoche quedaron pendientes temas como las patentes de medicamentos biológicos y el acceso de Estados Unidos al azúcar australiana y a lácteos de Nueva Zelanda.

Ildefonso Guajardo, secretario de Economía, enfocó su mensaje en que resultaba difícil el momento de encontrar un compromiso sobre la extensión de patentes para medicamentos biológicos, pero que esperaba que el acuerdo fuera alcanzado al final del día.
Su declaración dejó entrever que se habían conciliado las posiciones sobre el contenido de valor regional para autos y autopartes, sobre el cual las industrias establecidas en México habían propuesto 50% para ambos casos, mientras que Japón presionó para bajar ese porcentaje.
“El TPP permitirá abrir nuevos mercados para el sector”, confió Eduardo Solís, presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), al ser interrogado sobre las negociaciones en el XXII Congreso del Comercio Exterior Mexicano, celebrado en Puerto Vallarta, Jalisco.
El TPP está conformado por Estados Unidos, Canadá, Japón, Chile y Perú (con los que México opera TLC), además de Singapur, Malasia, Nueva Zelanda, Australia, Brunéi y Vietnam (con los que no ha pactado acuerdos comerciales).
“Nosotros estamos haciendo los preparativos ahora para anunciar un acuerdo en principio esta tarde”, dijo Akira Amari, ministro de Economía de Japón.
Las palabras de Amari reflejaron que, en el proceso negociador, se habían resuelto las principales divergencias entre Estados Unidos y Japón, las mayores economías del TPP.
Uno de los escollos era delimitar el periodo de extensión dado a los derechos exclusivos sobre medicamentos biológicos, en el que Estados Unidos exigió primero 12 años y aparentemente podría aceptar ocho, pero Australia y otros países mantenían sus exigencias de cinco.
Otra de las diferencias radicaba en el cupo que Estados Unidos otorgaría a la importación de productos lácteos de Nueva Zelanda, el mayor exportador mundial.
El TPP representa para Estados Unidos el más grande acuerdo comercial desde que el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), con México y Canadá, entró en vigor en 1994.

Fuente L Economista 

Te puedes interesar

Rusos estudian fabricar autos en México

El Ministerio del Comercio e Industria de Rusia está estudiando la posibilidad de crear en …