SCT veta vuelo México – Dubái

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) no avaló el proyecto de Emirates para el vuelo entre Dubái y la Ciudad de México.

La decisión sucede al anuncio de Aeroméxico para reactivar la ruta a Barcelona, punto estratégico donde Emirates tiene planeada la escala en su travesía a México.

El plan de la compañía aérea de los Emiratos Árabes Unidos era la autorización para comercializar asientos y bodegas de carga en el trayecto España-México aprovechando la escala del avión, proyecto al cual el Ministerio de Fomento español había dado su visto bueno.

De acuerdo con el diario La Vanguardia, el propio presidente Enrique Peña Nieto negó el permiso para la ruta, según informó el director del Consejo de Promoción Turística de Quintana Roo, Darío Flota.

Flota añadió que Areoméxico aceleró sus planes de retomar la línea a El Prat que abandonó en 2012 al conocer los planes de Emirates y presionó al gobierno mexicano para hacerlo de manera exclusiva.

Aeroméxico tiene como principal accionista a Delta Airlines, aerolínea que junto a otras estadounidenses se oponen a la expansión mundial de las aerolíneas del golfo pérsico debido a que distorsionan el mercado por la inmensa riqueza del país del que proceden.

Con la negativa del gobierno mexicano, el país continúa siendo el único en el mundo donde no vuela Emirates.

Fuente: SDP Noticias

Te puedes interesar

VIDEO: Tren de carga embiste un camión en Texas

Un camionero fue internado en un hospital al ser embestido por un tren de carga …

Una publicación

  1. Muy bien por ell artículo, aunque ya había salido en otros medios antes. Muy mal por la decisión del gobierno mexicano, que vuelve a ser una vez más un títere de los intereses de empresas estadounidenses. Claramente esto va en contra de la libre competencia y muestra lo débiles de nuestras instituciones. Independientemente que los árabes subsidien o no sus aerolíneas, su nivel de servicio es muy superior al de Aeroméxico y no se diga Delta. Muy endeble el argumento contra Emirates, porque ellos mismos (los gringos) permiten que dicha aerolínea vuele a un sinfín de ciudades en su propio territorio. Al final, los que salen perdiendo son los usuarios del transporte aérero en México, que tienen que seguir utilizando a la mediocre Aeroméxico.

    A ver con el nuevo aeropuerto qué pretextos siguen poniendo para impedir la libre competencia de aerolíneas como ésta.