SCT subcontrata especialistas en carreteras 

La falta de personal especializado en materia de Asociaciones Público Privadas (APP) llevó a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) a contratar, por 17 millones 334,004 pesos, al consorcio integrado por Infraestructura Pública y Privada, MTH Capital Partners y Orva Ingeniería para realizar los servicios de asesoría técnica, legal y financiera de la licitación de la autopista La Gloria-San Fernando, la cual se realizará este año.
La autopista, de 49 kilómetros que estará ubicada entre Monterrey y Nuevo Laredo y que requerirá de una inversión de 3,000 millones de pesos con la generación de 1,500 empleos directos, es una propuesta no solicitada entregada a la SCT por Grupo Concesionario de México, filial de Pinfra.

Además, se trata de la única que se planea licitar este año y forma parte del paquete de obras de la estrategia federal de impulso a los proyectos APP, lanzada hace un par de semanas.

El argumento de la SCT para dejar en terceros la asesoría referida es que considerando los programas de retiro voluntario y jubilación, por el momento “no dispone de personal suficiente para realizar trabajos de estas características, especialidad y magnitud”.

Entre las actividades que ya realiza el consorcio ganador (que esta semana deberá entregar un primer avance) se encuentra la verificación y revisión de la información que entregó Grupo Concesionario de México para determinar qué es de interés público, muestre una rentabilidad social positiva y sea congruente con los objetivos y metas de planeación del gobierno federal.

“Este mes iniciaremos el proceso de licitación de la propuesta no solicitada Monterrey-Nuevo Laredo, en el tramo La Gloria-San Fernando, que consistirá en la construcción (operación y mantenimiento) de una autopista de cuota de cuatro carriles de circulación y la ampliación de la carretera libre de peaje a dos carriles de circulación”, dijo el titular de la SCT, Gerardo Ruiz Esparza.

El interés de Pinfra

Con base en la Ley de APP, el 11 de diciembre del 2015 la filial de Pinfra presentó su propuesta no solicitada para el desarrollo de la autopista referida buscando disminuir los costos generalizados de viaje de los usuarios, mediante la construcción de la obra para dar continuidad y ofrecer mejores condiciones de operación principalmente al tránsito de carga entre Monterrey y Nuevo Laredo. En el documento incluso se menciona que, de adjudicarse la licitación el promotor de la propuesta (como lo permite la ley), se crearía un consorcio para construir, operar y dar mantenimiento a la concesión, integrado de la siguiente manera: Grupo Concesionario de México con 99.99% y Pinfra con 0.01 por ciento.

Luego de un “análisis exhaustivo”, se determinó que la propuesta era técnicamente viable para iniciar los trabajos encaminados a realizar el concurso público respectivo, de acuerdo con un oficio firmado por Carlos Bussey, titular de la Dirección General de Desarrollo Carretero, con fecha de 10 de junio del 2016.

Fuente 

Te puedes interesar

¿Cómo se encuentran las principales carreteras tras el sismo?

A 24 horas del sismo del 19 de septiembre, la Secretaria de Comunicaciones y Transportes …