¿Qué es la última milla y por qué es tan importante?

La última milla es parte de la cadena de suministro y el proceso más crítico pues es el momento que transcurre desde que el paquete sale del último punto de distribución, hasta que llega al lugar de entrega. Es un trayecto fundamental y, por lo tanto, el más propenso a sufrir de contratiempos.

La complejidad de este paso radica en los factores externos que no pueden ser controlados, por ejemplo, el clima, el tráfico, fallas mecánicas o la inseguridad; por esto, es el elemento más costoso ya que se enfrenta a desafíos que tienen que ser superados para cumplir con los tiempos de entrega indicados.

No obstante, siempre se puede planear con anterioridad para satisfacer las exigencias de logística. Algunos puntos que se pueden tomar en cuenta son:

– Optimizar rutas de entrega: Así se evitan zonas con tránsito o calles de difícil acceso y se abarca el mayor número de puntos de reparto en el menor tiempo.

– Uso de vehículos livianos: Vehículos como motocicletas o bicicletas son más ágiles para desplazarse en zonas urbanas, contaminan menos y son más eficientes para entregas en distancias cortas.

– Métodos de entrega alternativos: El método de click & collect está siendo cada vez más popular, de esta forma las personas pueden recoger su paquete en la tienda o puntos de conveniencia y es una manera de ahorrar dinero y combustible.

“La eficiencia de una entrega reside en la buena comunicación proactiva y en tiempo real. Cada empresa opta por tecnologías diferentes que optimicen el proceso de distribución, desde que se hace el pedido hasta el curso de entrega. Lo realmente importante es cumplir para mantener satisfechos a los cliente”, afirmó Óscar Valero, director de Ventas senior en América Latina de Manhattan Associates.

Las empresas de e-commerce buscan dar el mejor servicio; así, la última milla se ha convertido en una competencia en la cual cada negocio busca ofrecer mayor velocidad y el mejor precio. Además, se enfrentan al reto de ser sostenibles con el medio ambiente y de cumplir con las necesidades y demandas del mercado.

La última milla suele determinar el prestigio, la imagen y la confianza de un consumidor hacia una marca. Aunque la experiencia de compra en una página web puede ser un factor para construir la reputación de la empresa, la rapidez con la que un producto llega a manos de las personas es lo que determina su lealtad hacia la marca. Hoy en día, los consumidores quieren los productos en el menor tiempo posible después de haber comprado.

Asimismo, esperan no sólo que el producto llegue en el tiempo estimado, sino que confían en que llegará en las condiciones adecuadas, sin daños. El nuevo consumidor está está conectado todo el tiempo, es impaciente, y quiere atención personalizada, por lo que las marcas deben no sólo conocerlos sino alinearse a sus gustos y crear publicidad enfocada a estos compradores.

Tenemos ante nosotros una nueva modalidad de retail, que aún no es completamente explotada por los negocios. El éxito de la logística está en la distribución y entrega, además es el reflejo de una organización y planeación que culmina en un cliente que decide si volver a comprar o no en determinada tienda.

Te puedes interesar

Camry Híbrido promete un promedio de consumo de 26.8 km por litro

Con una larga prueba de manejo que incluyó tramos en autopista, carreteras estatales y zona …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.