Primer procesado por escándalo de motores de Volkswagen

Un ingeniero veterano de Volkswagen AG se declaró culpable de conspiración para defraudar a reguladores y consumidores en Estados Unidos, el primer cargo criminal resultado de la investigación del Departamento de Justicia de Estados Unidos de un año de duración sobre la manera en la que la empresa burló las pruebas federales de emisión de contaminantes.

El ingeniero, James Liang, quien se declaró culpable el viernes en la corte federal de Detroit, está cooperando con la investigación, lo cual aumenta la presión sobre ejecutivos de mayor rango de la compañía. Su abogado dijo que Liang era “uno de varios en Volkswagen” involucrados en este asunto.

A pesar de que VW ya accedió a un acuerdo que podría alcanzar un total de US$16.500 millones para retirar 482.000 vehículos que funcionan con diésel con emisiones engañosas de las carreteras de Estados Unidos, el Departamento de Justicia continúa con su investigación penal en contra de la compañía.

“Casi desde el inicio del proceso de diseño de VW de sus nuevos vehículos diésel, Liang y otros de sus compañeros diseñaron estos vehículos para no para cumplir con los estándares de emisiones de Estados Unidos, sino para manipular los resultados de las pruebas”, sostuvo el fiscal en una acusación revelada el viernes.

El gobierno describió que la conspiración de 10 años inició tan pronto como los empleados de Volkswagen se dieron cuenta de que no podrían cumplir con los nuevos estándares de emisiones de Estados Unidos. A medida que los dispositivos de control de emisiones comenzaron a hacerse viejos, Liang y los otros doblaron su apuesta y programaron los dispositivos para seguir funcionando por más tiempo, esperando evitar los reclamos de garantía. Posteriormente, cuando fueron confrontados por los reguladores, intentaron ocultar sus acciones.

La conspiración descrita por el gobierno hará más complicado que VW desestime el caso como el trabajo de un grupo específico de ingenieros, y complicará sus esfuerzos para revivir su negocio, que se ha visto empañado por el escándalo.

Liang, de 62 años de edad, trabajó 25 años para Volkswagen en Wolfsburg, Alemania, antes de mudarse a Estados Unidos en 2008, según una acusación revelada el viernes. Como director de la unidad Diesel Competence en Estados Unidos, reportaba a Alemania, explicó el fiscal.

“Sé que VW no reveló el dispositivo para burlar las normas a los reguladores estadounidenses con el propósito de vender los automóviles en Estados Unidos. Eso es lo que me hace culpable”, dijo el viernes Liang al jurado.

En 2006, cuando todavía estaba en Wolfsburg, Liang y sus compañeros empezaron a diseñar un motor de “diésel limpio” para venta en Estados Unidos, un proyecto conocido en VW como “US ‘07”. Desde el principio, dijeron los fiscales, Liang y sus compañeros se dieron cuenta que no podían diseñar un motor de diésel que cumpliera con los estándares de emisiones de Estados Unidos y también dejara a los clientes satisfechos.

Así que “diseñaron, crearon e implementaron una función de software para burlar la prueba de emisiones estándar en Estados Unidos. El software, que llamaron “función acústica”, “software para cambiar el ciclo” o “modo de baja emisión” fue diseñado para reconocer cuando el automóvil estaba siendo sometido a la prueba de emisiones de Estados Unidos y cambiar a una configuración de emisiones más bajas.

Esos motores salieron a la venta con el modelo 2009. En septiembre de 2013, Liang intercambió un correo electrónico con un colega en VW sobre preparar uno de los vehículos para una prueba. “Si este pasa sin problemas, probablemente será invencible”, escribió el empleado a Liang, de acuerdo con el caso legal.

Liang y sus compañeros actualizaron el software en 2014. VW dijo a los clientes que la actualización era para mejorar los automóviles, dijo el gobierno, pero de hecho tenía el objetivo de que los automóviles siguieran circulando con el nivel real de emisiones.

Para 2014 los correos electrónicos entre Liang y otros empleados preguntaban cómo responder a los reguladores en California intrigados por las grandes discrepancias entre las emisiones de los automóviles en el laboratorio y en circulación. Un empleado de VW envió a Liang y otros colegas un correo electrónico en 2015 pidiendo sugerencias. En alemán, ese empleado escribió: “La palabra clave ‘creatividad’ sería útil aquí”.

Más adelante los empleados recibieron una actualización grupal que decía que California aguardaba respuestas. “Todavía no tenemos buenas explicaciones”, el empleado escribió.

Liang admitió el viernes haber conspirado para cometer fraude contra los reguladores y clientes estadounidenses y violar la Ley de Aire Limpio. Podría ser sentenciado a un máximo de cinco años en prisión y una multa de hasta US$250.000, aunque quienes cooperan con la investigación suelen recibir una sentencia reducida, que será emitida el 11 de enero.

Fuente Bloomberg

Te puedes interesar

Sólo por estas 3 razones te puede multar una patrulla ecológica

En la Ciudad de México desde el mes de mayo, las patrullas ecológicas están autorizadas …