Precio de Turbosina aumenta casi 90% en un año

La turbosina es el rubro con más peso en los costos de las empresas ya que representa casi 26% de los gastos totales, lo que ha afectado directamente a las aerolíneas debido a que su precio se incrementó 89% en enero con respecto al año anterior.

La recuperación de la cotización del petróleo ha disparado el costo de la turbosina. El precio de éste combustible subió 89 por ciento en enero de 2017 respecto al mismo mes del año anterior, lo que ha empezado a deteriorar los márgenes de ganancia de las aerolíneas.

En el cuarto trimestre de 2016, Aeroméxico, Volaris y VivaAerobus registraron en promedio un margen de flujo operativo (UAFIDAR) de 33 por ciento, 3.5 puntos porcentuales por debajo del observado en el mismo lapso del año pasado. cuando los precios del petróleo y la turbosina tocaron mínimos de al menos 5 años.

Esto es reflejo del mayor peso del combustible en los costos de las empresas. Los datos más recientes revelan que la turbosina ya representa en promedio casi 26 por ciento de los gastos totales de operación de Aeroméxico, Volaris y VivaAerobus, 5.2 puntos porcentuales más que en el primer cuarto de 2016, cuando significaron 20.7 por ciento y 2.8 puntos arriba del cuarto trimestre de 2015.

Se trata del rubro con más peso en los costos de las empresas, y supera incluso al de la renta de aviones, mantenimiento -ambos en dólares- y al laboral.

Aumentó el precio del combustible entre enero de 2016 y el mismo mes del presente año, al pasar de 5.92 a 11.16 pesos, según datos de Pemex.

“Estimamos que durante el cuarto trimestre de 2016 la depreciación del peso contribuyó a un incremento del orden de 980 millones de pesos en costos de operación, sí nosotros incluimos el combustible, los costos subieron anualmente mil 500 millones de pesos”, dijo en conferencia con analistas Ricardo Sánchez, CFO de Grupo Aeroméxico.

En 2014, cuando el valor del combustible era similar al de ahora, la turbosina era poco más de un tercio de los costos fijos de operación de las líneas aéreas, por lo que se estima que su peso en el sector puede crecer más.
Para las tres firmas que mueven el 75 por ciento del pasaje aéreo nacional, el energético llegó a significar 36.7 por ciento de sus costos totales en el tercer cuarto de 2014, incluyendo rentas de aeronaves.

“Ahora con el precio de la turbosina tan caro, todo apunta al menos que en el corto plazo los precios puedan estar estables a los niveles de ahora, esperaría que reduzcan el margen de ganancia (de las aerolíneas)”, agregó Marco Montañez, analista de Vector Casa de Bolsa.
Cuando el combustible estuvo más caro, en 2014, el margen de las aerolíneas se ubicó en un promedio de 23.4 por ciento.
“Con esto, las aerolíneas van a absorber parte del efecto de tener mayores costos por combustible para seguir estimulando la demanda de pasaje porque puede afectar mucho más el que pierdan viajeros si suben tarifas”, dijo Mauricio Martínez, analista de GBM.

En el cuarto trimestre de 2016, Grupo Aeroméxico aumentó 5.4 por ciento anual sus tarifas, a mil 470 pesos en promedio. En tanto que Volaris las aumentó en 1.6 por ciento, a mil 228 pesos.

COBERTURAS PROTEGEN SU VUELO
Ante el creciente encarecimiento del costo del combustible, las aerolíneas han buscado proteger parcialmente sus operaciones con coberturas.

Lucía Tamez, analista de Signum Research, coincidió en el efecto negativo que tiene el alza de la turbosina en los márgenes de las compañías. Sin embargo, añadió que podría retrasarse por las coberturas.

“Tomemos en cuenta que tanto Aeroméxico como Volaris cuentan con instrumentos derivados, coberturas de precio de la turbosina, así que están ligeramente cubiertos. Es muy probable que Interjet y VivaAerobus también cuenten con esos recursos”, añadió la analista.

En efecto, Ricardo Sánchez, CFO de Aeroméxico, señaló en la conferencia con analistas de la semana pasada que tenían cubierto el 50 por ciento de las necesidades de combustible de 2017 con instrumentos derivados.

En tanto, Fernando Suárez, CFO de Volaris, también comentó que la firma tiene cubierto el 52 por ciento de sus requerimientos de 2017 y el 28 por ciento del 2018 con opciones en el mercado de derivados.

El encarecimiento del energético se da principalmente por la recuperación de los precios internacionales del petróleo y por el incremento en la demanda de combustible, explicó Arturo Carranza, asesor en temas energéticos del Instituto Nacional de Administración Pública (INAP).

Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA), que distribuye el energético, refirió que cerró 2016 con una cifra ‘histórica’ en la venta de la turbosina, pues de enero a diciembre se despacharon un total de cuatro mil 431 millones de litros

Te puedes interesar

México aumenta 50% la capacidad de transporte de carga en Mesa de Otay

En la región Tijuana-San Diego se concluyeron, en diciembre de 2016, las obras de modernización …