Polleros acosan a transportistas de carga 

Además de sufrir un repunte en el robo de sus vehículos en el 2015, los empresarios del transporte de carga resintieron el año pasado un mayor acoso por parte de polleros para trasladar a indocumentados hacia la frontera.
Los traficantes de personas presionan a los choferes y les ofrecen dinero para que, sin conocimiento de los empresarios, acerquen a los migrantes a Estados Unidos.

Un empresario regiomontano quien pidió el anonimato dijo que, tan sólo en 2015, siete de sus choferes, con igual número de unidades, fueron sorprendidos por la Policía Federal con uno o dos migrantes que llevaban en la cabina desde la salida de México a Monterrey.

“Hay varias bandas, pero sobre todo una muy dura de polleros que mueven migrantes, que se acercan con los choferes y les ofrecen 3 mil pesos por cada persona que lleven hacia Monterrey o hacia Nuevo Laredo”, relató.

“Esto se está dando en la caseta del (kilómetro) 44 de México rumbo a Querétaro, es en la primera que está. Ahí se arriman y les preguntan a dónde van, y a los que dicen que a Monterrey o Nuevo Laredo les ofrecen el dinero para llevar a los indocumentados”.

Los choferes acceden, explicó, sin que se den cuenta los patrones, y suben hasta cuatro personas.

Antes de llegar a un retén, agregó, los indocumentados se bajan, se van por matorrales y luego se vuelven a subir.

Sin embargo, en ocasiones los sorprenden en retenes que no son fijos.

“Detienen al chofer, quien sale a los dos o tres días, pero el problema se viene para nosotros porque se llevan la unidad y la carga hacia un corralón, donde se pueden quedar hasta 6 o 7 meses mientras hacemos todos los trámites”, señaló el empresario.

Reconoció que cuando la Policía Federal le avisa sobre lo que encontraron en su unidad accede a pagar la “mordida” que le piden, que puede ir de 20 a 30 mil pesos, para evitar que la unidad vaya al corralón.

“Si no (pagamos) inician unos trámites tortuosos y más costosos para liberar el camión y la mercancía”.

Otro transportista de Laredo, Texas, con operaciones en Nuevo Laredo, relató que hace dos meses sorprendieron a dos de sus choferes llegando a la frontera.

“Éste es un problema muy fuerte que estamos teniendo porque aunque les digamos a los choferes que no deben de subir gente, no se resisten a recibir un dinero extra”, comentó.

Los propietarios de vehículos se pronunciaron por castigar a los choferes, no a los empresarios, porque al quedar detenida la unidad y la carga hay un impacto en sus costos y su competitividad.   

Fuente Tabascohoy

Te puedes interesar

Listo, el terreno para la ampliación del Aeropuerto de Querétaro

En los terrenos se instalaría una base aérea militar, donde operarían talleres de mantenimiento de …