Persiste la presión para prohibir doble remolques

En el polémico tema de los doble remolque que circulan en nuestro país y que se ha identificado como uno de los motivos de múltiples percances, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) y la Comisión Nacional de Competencia (Cofece) no tienen voluntad de resolver el problema, ni de aportar datos que sirvan a la discusión. Así quedó evidenciado en el foro que sobre este tema organizó el Senado de la República el pasado 26 de octubre, en el que participaron además de legisladores, autoridades del ramo, representantes de la industria del autotransporte y familiares de víctimas en accidentes carreteros. Más aún, para intentar justificar la responsabilidad de los doble remolque en accidentes, la SCT echa la culpa a los operadores, considera a la competencia económica como la prioridad. La seguridad de las personas no importa, lo cual es una actitud que resulta lamentable.

El secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, se ha pronunciado contra las iniciativas que aspiran a que se prohíban los doble remolque. En consecuencia, los servidores públicos que acudieron al mencionado foro solamente matizaron el planteamiento, porque la decisión ya está tomada y tiene una visión desde el lado de la competencia económica. Los temas de la seguridad y de la seguridad de las personas no están todavía en la legislación federal, ni en la normatividad.

La orografía del territorio mexicano es complicada: Sierra Madre Oriental, Sierra Madre Occidental, el Nudo Volcánico y un conjunto de cordilleras por todos los estados de la República. Las carreteras mexicanas son angostas, con curvas diseñadas para no poder hacer un zigzag o con una ondulación de 30 o de 40 grados. Las curvas que deben estar proyectadas de entre 500 a mil metros solo utilizan 300 metros. En Estados Unidos la ondulación es de 15 a 20 grados. Otro tema es el estado mecánico de los automotores, en Estados Unidos son de un promedio de cinco años, aquí llegan tráileres de hasta 20 años de servicio. Es un asunto de competencia.

Un aspecto que debe enfatizarse: es falso que la utilización del doble remolque abarata la carga, esto no se refleja en el precio de las mercancías. Como lo dijeron en varias ocasiones en el foro del Senado, un mismo producto cuesta lo mismo en Tijuana que en Playa del Carmen, en Acapulco que en Veracruz.

Soy un convencido de que los doble remolque deben dejar de circular en las carreteras mexicanas. Sin embargo, la prohibición de éstos no puede ser de un día para otro, tiene que existir un periodo de transición de por lo menos dos años. No se puede de la noche a la mañana prohibir los doble remolque.

Resulta preocupante el desempeño de la autoridad, se muestran claramente del lado de las empresas, como aliados de los doble remolque. Lamentablemente, la autoridad está sitiando el tema de la regulación del autotransporte de carga desde la visión de la competencia económica y no de la seguridad de las personas. Desde el Legislativo debe generarse una posición diferente, una que se ponga del lado de la seguridad y de las personas.

Autor Miguel Barbosa Fuente Milenio

Te puedes interesar

Continental presenta tecnología Ride and Drive 

Continental Tire México puso a prueba su tecnología durante su Ride&Drive, The Future Experience, donde …