Pemex culpa a recortes de personal de vigilancia en robo de combustible

 

Los ajustes presupuestarios obligaron a Petróleos Mexicanos (Pemex) a realizar sus operaciones de vigilancia de instalaciones con la mitad de los recursos que tenía, reconoció la empresa del Estado en un reporte enviado a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

En el informe, Pemex señaló que fortalece su colaboración con entidades gubernamentales como la Procuraduría General de la República, la Policía Federal y la Secretaría de Gobernación.

La petrolera destacó el apoyo de las Fuerzas Armadas en los operativos realizados el año pasado.

De acuerdo con el documento, Pemex inspeccionó en 2016 derechos de vía e instalaciones a lo largo de diez millones 472 mil 808 kilómetros, niveles similares a los de 2015, “a pesar de usar sólo la mitad del número de vehículos, como resultado de los recortes después del Plan de Ajuste del Presupuesto de 2016”.

El recorte general a Pemex  en 2015 fue de 62 mil millones de pesos y de 100 mil millones de pesos en 2016.

El informe también indica que de 2015 a 2016 aumentó 24% el volumen de petrolíferos hurtados, equivalente a dos mil 282 millones de litros de combustibles.

Reducción de presupuesto afecta vigilancia de ductos

Pemex sólo pudo utilizar la mitad de vehículos, debido a “los recortes del Plan de Ajuste de 2016”

Como parte de su estrategia de seguridad, Petróleos Mexicanos (Pemex) implementa diversas estrategias para proteger las áreas en las que opera, las cuales comprende más de dos millones de kilómetros cuadrados en campos terrestres de producción, así como 3.2 millones de kilómetros cuadrados en aguas territoriales mexicanas.

Se inspeccionaron los derechos de vía e instalaciones a través de un total de 10 millones 472 mil 808 kilómetros patrullados en 2016, con un promedio de 28 mil 693 kilómetros por día en vehículo y 305 kilómetros por día a pie, en comparación con los 29 mil 317 kilómetros por día por vehículos y 306 kilómetros por día a pie durante el año 2015.

Estas actividades de vigilancia se llevaron a cabo en coordinación con la Secretaría de la Defensa Nacional, la Secretaría de Marina-Armada de México y otras autoridades gubernamentales. Durante 2016 se patrullaron niveles similares a 2015, a pesar de usar sólo la mitad del número de vehículos como resultado de los recortes presupuestarios después del Plan de Ajuste del Presupuesto de 2016.

El recorte general a Pemex  de 2015 fue de 62 mil millones de pesos y 100 mil millones de pesos en 2016.

Ante esto, a Pemex sólo le queda fortalecer la colaboración con entidades gubernamentales, así como con la Procuraduría General de la República, la Policía Federal y la Secretaría de Gobernación, entre otras, para compartir información y brindar apoyo a equipos de investigación enfocados en el robo y el comercio ilegal de combustibles.

Por ello, “imparte formación a las autoridades responsables de la prevención, detección y enjuiciamiento de actividades delictivas en el mercado ilícito de combustibles, en particular en la inspección de autotanques y la documentación necesaria para poder transportar combustible, en un esfuerzo por apoyar la coordinación interinstitucional.”

Por ello, durante 2016, Pemex presentó ante las autoridades a sólo 583 personas relacionadas con el robo y el mercado ilícito de combustibles, 49.5% menos que en 2015, debido también a que la Ley no le permite a la empresa, ni al Ejército o la Marina, detener a dichos delincuentes.

Así lo asegura Pemex en su reporte anual, presentado a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), en donde detalla que a pesar de que se han implementado diversas iniciativas, para proteger su red de ductos,  los ataques a su infraestructura se siguen elevando de manera significativa.

Tan sólo al cierre de 2016 se registraron 6 mil 873 tomas clandestinas, que representan un aumento de 23.3% en comparación a las 5 mil 574 detectadas y reparadas por la empresa en 2015, esto generó un aumento de 24% en el volumen de petrolíferos hurtados, equivalente a 2 mil 282 millones de litros de combustibles.

La empresa también menciona que en colaboración con las autoridades magisteriales y judiciales se identificaron  2 mil 695 vehículos involucrados en el mercado ilícito de combustibles, es decir, 45.1% menos en comparación a los 4 mil 907 vehículos en 2015.

En el caso de las personas presentadas ante las autoridades, también relacionadas con el mercado ilícito de combustibles, disminuyó de  mil 154 en 2015 a 583 en 2016.

Ley agiliza entrega de decomisos

En bodegas de la PGR y del Servicio de Administración y Enajenación de Bienes (SAE), se encuentran los hidrocarburos que son decomisados por autoridades de los tres niveles de gobierno en el combate contra el crimen organizado.

Fuentes de la PGR explicaron que, ante el problema que representa guardar los combustibles en bodegas, porque se puede presentar un incidente debido a lo inflamable del producto, así como al retraso de Pemex en solicitar que se regrese el producto, el Senado aprobó una ley para agilizar la entrega.

Según la Ley para prevenir y sancionar los delitos cometidos en materia de hidrocarburos, aprobada el 12 marzo de 2016, “los hidrocarburos, petrolíferos o petroquímicos y demás activos que sean asegurados se pondrán a disposición del MP federal, quien procederá de acuerdo con las disposiciones y leyes en la materia y sin dilación alguna a la entrega a asignatarios, contratistas o permisionarios, para su destino final”.

Te puedes interesar

Movilidad inteligente, necesaria ante desastres naturales: Siemens

La movilidad en las grandes urbes es un factor de vital importancia tras eventos naturales …